La directora de Protección Civil de Haití, Marie Alta Jean-Baptiste, dijo que dos pescadores murieron hoy en aguas agitadas por la proximidad del huracán Matthew.

Según Jean-Baptiste, uno de los hombres falleció cuando su esquife naufragó frente a la aldea pesquera de Saint Jean du Sud, mientras el cuerpo del otro apareció poco después frente a la aldea vecina de Aquin.

Las dos aldeas se encuentran cerca de Les Cayes, en la costa suroeste del país.

El poderoso huracán de categoría 4 tiene vientos máximos de 140 millas por hora y descargará su furia esta noche en Haití. No obstante, ya llegan lluvias de las bandas exteriores de la tormenta.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) advirtió que las intensas "lluvias, viento y marejadas serán una amenaza para la vida humana” en ese país.

El quinto huracán de la actual temporada ciclónica en el Atlántico continúa lentamente su avance en dirección norte con una velocidad de traslación de 6 millas por hora, indicó el NHC en su boletín de las 11:00 a.m.

Matthew se encuentra a 275 millas al suroeste de Puerto Príncipe, la capital de Haití, y a 205 millas al sureste de Kingston, capital de Jamaica.

Según un probable patrón de trayectoria, "el centro de Matthew se aproximará al suroeste de Haití esta noche y al este de Cuba mañana, martes", para moverse luego, en el martes por la noche y el miércoles, "cerca o sobre porciones del sureste y el centro de Bahamas", resaltó el NHC, con sede en Miami.

Los científicos del NHC advirtieron del peligro que entrañan las intensas precipitaciones que dejará a su paso por el sur de Haití, con una lluvia acumulada que podría alcanzar los 63 centímetros (25 pulgadas).

Mientras, en el este de Jamaica, se alcanzarían hasta 25 centímetros (9.8 pulgadas), aunque la cifra podría ascender hasta los 38 centímetros (14.9 pulgadas).

En el este de Cuba y el oeste de Haití, el CNH estima que se llegaría hasta los 30 centímetros de agua (11.8 pulgadas).

Los meteorólogos también alertaron de la peligrosa "combinación de marejada y grandes olas destructivas" que podrían aumentar el nivel del mar hasta diez pies (tres metros) en la costa sur de Haití y la costa sur de Cuba, al este de Cabo Cruz.