El Cardenal de Nicaragua, Monseñor Leopoldo Brenes, ofició este domingo una misa en la que 46 miembros de la parroquia Santa Rita, en Laureles Sur, fueron confirmados en le fe de Cristo.

Brenes reflexionó sobre la fe que debe tener cada cristiano, la seguridad de lo que se espera y garantía de lo que no se ve.

“Eso es como se define la fe en las sagradas escrituras: seguridad de lo que se espera y garantía de lo que no se ve. Para todos nosotros esta palabra de Dios nos invita también a meditar desde mi fe, cómo está mi fe, como estoy viviendo mi fe”, sostuvo.

Al respecto, comentó que la fe, es un regalo que Dios entrega y que debe ser mantenido a través del crecimiento espiritual.

En ese sentido, hizo un llamado a no descuidar la fe y evitar perderla. Para tal efecto, destacó el papel que deben jugar los padres y padrinos, que adquieren una nueva responsabilidad con los nuevos católicos que van cumpliendo los sacramentos de la Iglesia.

“Los Papás y los Padrinos a tratar de apoyar a sus ahijados, a proteger la fe, a crecer en la fe”, precisó.

Al mismo tiempo instó a la familia católica a no temer pedir a Dios un aumento en la fe, para tener paz en los hogares.

En ese orden, aseguró que se debe asumir el don de servicio como una generosidad y entrega total.
“Yo quiero estar a la derecha, mi hermano tiene que estar a la izquierda y dice el Señor: No, el que quiera ser el primero tiene que ser el último, tiene que ser el servidor de todos”, refirió.