Previamente, agentes antidisturbios griegos han empleado granadas aturdidoras y aerosoles de pimienta para repeler a los miles de manifestantes, desafiando la prohibición de las autoridades de manifestarse en el centro de la capital, se han congregado en la plaza Sintagma, junto al Parlamento.

Los manifestantes han tratado de romper el cordón de seguridad y llegar al lugar en el que Merkel se encontraba reunida con el primer ministro griego, Antonis Samaras, a unos cientos de metros de la plaza Sintagma.

La Policía ha detenido a decenas de manifestantes en la que reconoce que ha sido una de las mayores manifestaciones en meses en el país.

Las autoridades han desplegado 6.000 agentes para velar por la seguridad de la canciller alemana durante las escasas seis horas que durará su visita, la primera en tres años desde que estalló la crisis de deuda en Grecia.

Según el diario 'Kathimerini', el sindicato ADEDY, uno de los organizadores de la protesta, ha cifrado en unos 80.000 los manifestantes en el centro de la capital. De acuerdo con este periódico, los detenidos serían unos 40.