Fernando Silva Espinoza, poeta, médico, pintor, lingüista, inició su tránsito a otro plano de vida este sábado 1 de octubre.

Silva, uno de los escritores más innovadores de Nicaragua, deja como legado de vida sus obras, cargadas de amor por Nicaragua, su naturaleza, la vida del pueblo y su lenguaje.

Instituciones del Gobierno Sandinista, como el Ministerio de Salud (MINSA) y el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) estarán realizando diversos actos de reconocimiento al prolífero autor y profundo humanista.

La vela de Fernando Silva se llevará a cabo este sábado a partir de las 6 de la tarde en Funeraria Sierras de Paz, Managua, y su entierro se efectuará este domingo en el Cementerio de Granada.

Fernando Silva

Fernando nació en Granada el 10 de febrero de 1927. Casado con Gertrudis Molina Argüello, padre de Ana Lucía, Mercedes Margarita y del poeta y pediatra, Fernando Antonio Silva. Inició su vida profesional estudiando medicina en Granada, León y El Salvador, especializándose en Pediatría en París.

Durante la primera etapa de la Revolución Sandinista fue el primer director del Hospital de Ciudad Sandino y director del Hospital Infantil La Mascota, donde fundó en 1986 el Pabellón de atención de la Liga contra la Leucemia y el Cáncer en el Niño Julio Cortázar.

En 1985, Silva fue galardonado con la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío”, máxima distinción cultural de Nicaragua, por el Comandante-Presidente Daniel Ortega.

También fue receptor del Premio de Cuentos “Ricardo Morales Avilés” en 1987; las Palmas Académicas de Francia, 1985; Premio en Cuento, Concurso Nacional de Periodistas de Centroamérica (1955); Premio Nacional Rubén Darío (1957); y Premio de La Prensa Literaria, en Cuento por su libro Las chicharras, tres mujeres y más cuentos (1976), entre otros.

Fernando Silva

De 1990 a 1996 fue diputado ante la Asamblea Nacional, electo por el Frente Sandinista y de 1995 a 2000 fue magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE).

Las obras de Fernando Silva han sido reconocidas a nivel nacional e internacional. Su estudio del lenguaje náhuatl lo convirtieron en un lingüista de prestigio internacional.

Entre las principales obras de Fernando podemos citar:

Poesías

-Barro en la sangre. Managua: Ed.El Hilo Azul, 1952.
-Agua arriba. Managua: Ed. Librería Cardenal, 1968.
-Cuido de la criatura. Managua, 1978.
-El pez y la serpiente, 1978.

Poemas

-Poema largo didáctico traducido al italiano (por Antonio Melli)
-Poema concreto El Chocorrón. poema sonoro en viva voz; grabación personal. Managua: feb. 1973. / 2a. Ed. grabación Radio Nicaragua, 1996 / 3ª. Ed. Italia:

Novelas

-El comandante. Managua y San José: Edit.y Distribuidora Cultural C.A.1969; 8ª edición 1988
-El vecindario. San José, Costa Rica: Educa, 1ª Ed., 1977
-El Pez y la Serpiente, 1977.
-La foto de familia . Centro Nicaragua de Escritores, 2005.

Cuentos

-De tierra y agua. Managua: Ministerio de Educación Pública, Ext. Cultural, 1ª Ed,1965.; 8a. edición Managua: Distribuidora Cultural, 2001;
-El Pez y la Serpiente, 1ra Ed. Managua, 1969.
-El Pez y la Serpiente ,2da Ed . Managua,1970
-El Pez y la Serpiente, 3ra Ed 1974.
-El caballo.Editorial Nueva Nicaragua,1996.
-Las islas de afuera.Managua. Centro Nicaragüense de Escritores, 2000

Libros de ensayos lingüísticos

-La lengua de Nicaragua. Managua, Academia Nicaragüense de la Lengua / Pavsa, 1996
-Pequeño diccionario analítico. Managua: Academia Nicaragüense de la Lengua. Pavsa: 1ª ed.1996; 2ª ed.1999).
-La historia natural de El Güegüence. Managua: Academia Nicaragüense de la Lengua Pavsa, 2002
-La lengua nuestra de cada día. Academia Nicaragüense de la Lengua Pavsa, 2005.

Fernando Silva

YO SOY EL HOMBRE MÁS NICARAGÜENSE DEL MUNDO

 

Por: Fernando Silva

 

Yo soy el hombre más Nicaragüense del mundo
y lo digo con toda naturalidad.
Soy el hombre más Nicaragüense
porque no me interesa nada más
que lo Nicaragüense
y no conozco nada mejor
que lo Nicaragüense
y no sé lo que haría yo
si no fuera que lo hago como Nicaragüense
bien o mal que lo haga ­

 

así es
como una piedra es una piedra
y no es un Ángel muerto
(aunque sería bonito que lo fuera).
Yo soy el hombre más Nicaragüense del mundo y
yo lo sé.
Compatriotas
aquí estoy en mi casa
acostado en mi hamaca.