Este triunfo es, pues, la consolidación de la búsqueda del BIEN COMUN con gobiernos Cristianos, Socialistas y Solidarios como el que lideran en Nicaragua el Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo.

Al pronosticar en mi artículo de la semana pasada la victoria del Presidente Hugo Chávez, lo hice con convicción, al igual que lo hago con mis escritos en defensa de los Programas Sociales que impulsan decididamente el binomio presidencial Ortega-Murillo que benefician, sin lugar a dudas, al pueblo nicaragüense.

El reconocimiento mundial al triunfo del Presidente Chávez no es más que un reconocimiento de justicia, pues el margen del 54.42 por ciento del reelecto presidente, contra el 44.97 por ciento del señor Capriles no deja la menor duda de quién fue el triunfador absoluto.

LA DERECHA AUN ESTA EN SHOCK


Esta derrota aun no la ha asimilado la derecha dentro y fuera de nuestras fronteras, y aun se encuentra en “shock”, porque sus falsos pronósticos electorales le daban la victoria a su candidato.

Deberá pasar algún tiempo para que la derecha asimile esta monumental victoria del Presidente Chávez y se dé cuenta de que los pueblos latinoamericanos ya no se equivocan.

Aquí estamos hablando de un masivo respaldo popular al gobierno Bolivariano, lo que significa que sus programas en beneficio del pueblo han dado un excelente resultado.

LA VICTORIA DEL ALBA

El regocijo que se observa en muchos países del mundo con el triunfo del Presidente Hugo Chávez es un respaldo y a la misma vez, una victoria del grupo de países que integran el ALBA.

Decimos que también es una victoria del grupo ALBA, porque significa autodeterminación real y efectiva de nuestros pueblos, autodeterminación que se observa todos los días en la mayoría de los pueblos de América Latina y el Caribe y con más profundidad en Nicaragua, bajo el Barco Insignia que comandan el Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo.

Ademas, este monumental triunfo del Presidente Chávez se convierte y se profundiza en una esperanza de futuro luminoso no solo para el pueblo venezolano que le dio su total respaldo, sino para todos los países de América Latina y el Caribe.

Vaya, pues, nuestras felicitaciones al pueblo venezolano que este domingo siete de octubre del 2012, dio al mundo una verdadera lección de democracia, y a la derecha dentro y fuera de Nicaragua, solo resta parodiar lo que la madre de Boabdil el Moro le dijo a su hijo cuando perdió la ciudad de Granada en España: “no llores como un niño lo que supiste defender”.