Las instituciones públicas de Nicaragua se activaron ante el III Ejercicio Nacional de Protección Multiamenazas. En un tiempo de 35 segundos, los compañeros de Telcor lograron evacuar el edificio principal, ante la hipótesis de un sismo superior a los 7 grados Richter.

La sirena de alerta sonó segundos después de ocurrido el hipotético sismo, provocando la rápida activación de los protocolos de emergencia y la evacuación ordenada de los trabajadores.

Tras el sismo, se manejó el escenario de un incendio en el segundo piso del edificio, que produjo gruesas columnas de humo, el cual tuvo que ser controlado por la brigada apaga fuegos.

Y mientras los brigadistas sofocaron el humo, unos 346 trabajadores evacuaron el edificio con sus brazos alzados sobre la cabeza.

Todo esto fue parte del ejercicio de protección multiamenazas que desarrollaron los trabajadores de Telcor, que tuvo tres escenarios; un incendio en el segundo piso, evacuación y otro conato de incendio en el parqueo.

Como parte del ejercicio, resultaron dos personas lesionadas al momento de bajar las gradas, las que fueron atendidas por los brigadistas de socorro.

“El ejercicio podemos determinar que fue un éxito porque todos los compañeros, salvo unos cuantos no acataron las reglas de autoprotección, pero en general un 98 % se puede decir que se ubicaron en las zonas de seguridad correspondiente y actuaron perfectamente ante la eventualidad del simulacro de incendios y la brigada de evacuación tuvo un papel importante, a mi criterio fue un éxito”, señaló César Estrada, enlace técnico de Telcor con SINAPRED.

Destacó que el tiempo de evacuación fue reducido casi en un minuto en relación a otro ejercicio realizado hace un par de meses.

En el edificio de Correos de Nicaragua, también fue calificado de exitoso el ejercicio de protección, porque en dos minutos se logró evacuar a más de 300 trabajadores de las cuatro plantas. Este edificio es lo que resistieron el terremoto de 1972, por lo que un sismo real siempre causa estrés a los trabajadores, los que constantemente realizan este tipo de ejercicios.

“Hemos aprendido que en los momentos que haya un evento podemos salva guardar nuestras vidas como trabajadores que somos, hemos aprendido primeros auxilios y todas estas prácticas son buenas porque a la hora que ocurra un evento real ya tenemos el conocimiento y la habilidad para evacuar y salvar nuestras vidas”, dijo Eliseo Montiel, trabajador de Correos de Nicaragua.