Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes celebró junto al padre Antonio Castro a la Virgen de la Merced en la iglesia que lleva su nombre en Managua.

"No hay duda que desde el 15 de septiembre después de celebrar las fiestas patrias la iglesia entró en un ambiente de fiesta en honor a nuestra santísima virgen María, tanto León como Matagalpa de manera especial que la tienen a ella como patrona entraron con un fervor maravilloso", dijo el Cardenal.

"Estaba viendo hoy algunos reportajes donde se ve como el pueblo se ha desbordado, el pueblo católico de Nicaragua es mariano por excelencia y ese eslogan que tenemos María de Nicaragua, Nicaragua de María es la mejor respuesta del nicaragüense en su identidad de ser mariano", indicó.

"Por mi parte es la tercera misa en honor a la Virgen porque ayer estuve en Mateare, por la tarde en residencial Las Mercedes, ahora estoy aquí así que ha sido todo un maratón en honor a la Virgen", añdió el Cardenal.

Su eminencia bendijo los instrumentos musicales que fueron donados por la pastoral juvenil.

Por su parte, el padre Antonio Castro externó que el llamado a la población es para que trabajen por la paz.

"El Vaticano segundo dice que la paz es el continuo quehacer de todos los días, no nos cae del cielo es la construcción de todos, de cada uno de los ciudadanos, de los nicaragüenses que construyan la paz con el trabajo, con la eficiencia, con responsabilidad y el crecimiento económico que brindan los gobiernos que es paz", valoró.

Durante la misa confirmaron sus votos jóvenes y adultos

"Estos jóvenes no solo vienen a confirmarse sino que pasan un proceso de seis o siete meses y previo al sacramento hacen un retiro", explicó el Cardenal.

Brenes contó que durante el retiro se les pidió a los jóvenes poner en una caja sus celulares, al final del retiro reflexionaron que se estaban volviendo esclavos de los celulares.