Treinta y dos nicaragüenses llegaron a nuestro país este sábado por el puesto fronterizo de El Guasaule, tras ser deportados de México.

Los compatriotas estuvieron recluidos en una estación migratoria en Villahermosa ciudad capital de Tabasco, zona fronteriza al norte de Guatemala, reporta TN8 en su sitio web.

Uno de los deportados es Lenin José Álvarez Rivera, quien relató que salió hace 9 años de Nicaragua en busca del llamado “sueño americano”. Pero en su tránsito terminó estableciéndose en Tabasco, México, donde vivía en un albergue para migrantes y trabajaba como comerciante.

Sin embargo, hace unos días fue sorprendido por autoridades migratorias de ese país, cuando le solicitaron sus documentos migratorios durante el Plan Frontera Sur, que contempla reforzar la seguridad en los estados fronterizos con Guatemala.

Otro nicaragüense deportado es Feliz Javier Izaguirre, quien caminó por trechos y cerros para evadir los controles migratorios pero fue detenido por la Policía Federal y Migración cuando inspeccionaron el transporte público en que se trasladaba hacia la frontera con Estados Unidos.

“Hace 15 días tomé la decisión de recorrer la llamada ruta tradicional o ruta del Pacifico, un viejo camino utilizado por millones de migrantes para llegar a Estados Unidos”, relata Izaguirre.

“Llegamos a la frontera de México y caminamos tres días, rodeando retenes hasta que nos dieron apoyo en una casa de migrantes, ahí fuimos recibidos y nos dieron de comer, donde asearnos, y descansar un poco para luego partir y continuar sobre la ruta hasta que nos atraparon en Vera Cruz. La experiencia fue dura y peligrosa, durante el trayecto a Estados Unidos, los migrantes son víctimas de la delincuencia, muchos sufren golpes, secuestros, abusos sexuales, robos y hasta utilizados como mulas para el transporte de drogas y armas, gracias a Dios regrese con vida”, agregó.

Otro caso es el del joven Arlin Bayardo Garmendia, originario de San José de Bocay, departamento de Jinotega, quien compartió su triste experiencia vivida como migrante: El 30 de Agosto dejo su tierra natal, y junto a su tío, se enrumbó hacia el norte en busca de oportunidades pero la suerte no les acompañó.

“Fue un recorrido muy largo y peligroso, llegamos a México, y en el segundo puesto nos agarraron, corrimos con mucha suerte porque en el camino encontramos cantidad de delincuentes que nos quitaban las cosas y amenazaban con matarnos. Gracias a Dios las autoridades nos atendieron bien, hoy estamos sanos, salvos y de regreso en nuestro país donde lucharé para salir adelante”, aseguro el nicaragüense.

Félix y Bayardo recomiendan a sus compatriotas no exponer sus vidas al hacer ese tipo de travesías, porque muchas de ellas son inciertas. Relataron que en este camino conocieron muchas historias trágicas de Centroamericanos y de otros países del Sur que perdieron sus vidas por llegar a los Estados Unidos.

Los 32 nicaragüenses, 20 de ellos hombres, 6 mujeres y 6 menores fueron recibidos por autoridades de Migración y Extranjería, y el Ministerio de la Familia, quienes les brindaron acompañamiento, alimentación, una ayuda económica y transporte para llegar a su hogares en los departamentos de Managua, Masaya, Matagalpa, Jinotega, Estelí, Ocotal, León, Chinandega y de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RAAS).

(Con información y fotos, cortesía de Belkis Medina, TN8)