Flor de María López, originaria de la comunidad el Capulín en Totogalpa, Madriz es una de las protagonistas de los programas desarrollados por el Ministerio de Economía Familiar (MEFCCA) el cual le ha permitido crecer en su labor como artesana de productos derivados del “Tule” materia prima con la que elabora bolsos, petates, manteles y servilletas, productos innovadores y de origen ancestral.

A través de la tecnificación brindada por el Mefcca, doña Flor ha logrado mejorar en la calidad de sus productos y agruparse en una pequeña cooperativa con mujeres artesanas de su comunidad, permitiéndoles producir más y abrir nuevos mercados a través de las ferias e intercambios con otros artesanos del país.

“Hemos aprendido mucho gracias al acompañamiento que nos brindan los técnicos del Mefcca, quienes siempre están garantizando que trabajemos de manera adecuada para que nuestros productos adquieran mayor calidad, así mismo los intercambios con otros artesanos nos ayudan a tomar otras actitudes y mejorar en nuestras debilidades” refirió.

La oportunidad de poder organizarse también ha sido un factor fundamental en el desarrollo de las artesanas quienes en conjunto trabajan para ubicarse en el mercado nacional y salir adelante como emprendedoras.

“Gracias a las oportunidades brindadas por nuestro gobierno hoy tenemos grandes expectativas de crecimiento, somos mujeres que hoy manejamos nuestro propio negocio, trabajamos de manera más técnica pues antes lo hacíamos artesanalmente lo cual no es malo pero al estar mejor capacitadas nuestro trabajo es mejor ejecutado” destacó.

Al igual que doña Flor son muchos los artesanos del país que han logrado destacarse en sus comunidades, lo cual ha sido un proceso persistente, mismo que cuenta con el acompañamiento del Gobierno, el cual desarrolla encuentros con los diversos sectores artesanales del país en aras de ir creando mecanismos de trabajo y estrategias de desarrollo.