Por más de 50 años los hermanos Arriaza han vivido en el sector de Altagracia Norte en el distrito III en una propiedad heredada por sus padres y de la que no contaban con la legalidad ni documentación que los acreditara como sueños, situación que muchas veces generó inseguridad, la que hoy llego a su fin gracias a la entrega de su título de propiedad el cual está siendo otorgado a las familias a través de la gestión del Gobierno Sandinista.

“Estamos muy contentos de recibir el documento que nos hace acreedores de esta casita que hemos venido levantando con mucho esfuerzo, ahora nadie va a poder sacarnos. Tenemos un respaldo legal que nos brinda el gobierno, siempre veía que a mis vecinos les entregaban su título y nunca perdí la fe en que el mío tarde o temprano llegaría y acá lo tengo” dijo entre sollozos doña Marcia Arriaza.

Los hermanos Arriaza aseguran que no una vez intentaron despojarlos de la casa que con mucho esfuerzo han construido y que hoy a su avanzada edad ven como el sitio de descanso y reposo donde gozan del amor de sus familiares. Con la entrega del título de propiedad los felices protagonistas aseguran que ya cuentan con un patrimonio que podrán heredarles a sus hijos y nietos.

“La labor del Gobierno es impresionante pues se preocupa por la gente pobre, nosotros siempre soñamos con tener los documentos de esta casa y pues qué bueno que llegan porque tenemos la plena tranquilidad de tener un espacio familiar en el que nuestros nietecitos e hijos van a poder vivir tranquilos al igual que nosotros” expresó Manuel Arriaza.

Al igual que los miembros de esta familia muchos de sus vecinos de Altagracia Norte también recibieron dicho beneficio el que sin duda alguna brinda mayor valor a la propiedad pero sobre todo la satisfacción de los protagonistas.