En Nicaragua hay más de 500 mil cerdos, de los cuales el 95% están en manos de pequeños productores, según registros del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria.

Estos datos dan una idea del impacto que han tenido programas como el Bono Productivo Alimentario, a través del cual el Gobierno Sandinista ha impulsado su estrategia de lucha contra la pobreza.

De acuerdo a Elmer Guillén, especialista en producción animal de la Dirección de Agricultura del Ministerio de Economía Familiar, desde el 2007 se han entregado más de 189 mil bonos, lo que incluye más de 90 mil cerdas reproductoras.

Guillén explicó durante el Congreso Nacional de Porcinocultores, que la gran mayoría de los cerdos de patio están en departamentos como Matagalpa, Jinotega y las regiones del Caribe Norte y Sur.

Subrayó que el hecho de que la mayoría de producción porcina esté en manos de familias pobres se debe en gran medida a que hay muy pocas granjas industriales en Nicaragua.

No obstante, enfatizó que los protagonistas del Bono Productivo con el acompañamiento del Ministerio han avanzado en la creación de pequeñas cooperativas y que con el debido asesoramiento y capacitación ya están dándole valor agregado a la carne.

Para dotar de cerdos a las familias, la institución cuenta con una Granja Porcina en Rivas. De acuerdo a María Felix Vargas, encargada de la granja, ellos producen más de 3 mil cerdos al año.

El Ministerio también brindan asistencia técnica y programas de inseminación artificial a los protagonistas.

Cabe señalar que los cerdos se adquieren igualmente por medio de otros proveedores.

Opción para combatir el desempleo

En lugares como el Caribe Nicaragüense, donde el nivel de desempleo es mayor al resto del país, el Bono representa una opción de trabajo para miles de beneficiarios. En el municipio de Bluefields se encuentra la Cooperativa Barrio 19 de Julio "El Progreso". Esta cooperativa nació hace 7 meses y en la actualidad ya aglutina a 52 socios.

Según Neyda Williams y Santos Calderón, secretaria y vocal, respectivamente, organizarse fue la mejor decisión que pudieron haber tomado, ya que de esa manera se han convertido en generadores de fuentes de trabajo en el municipio.