La postura de Nicaragua en la Cumbre de Cambio Climático de París, ha sido reconocida por entidades políticas y científicas como justa, ética y científica.

De acuerdo al Director de Cambio Climático del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA), el Dr. Javier Gutiérrez, Nicaragua denunció y defendió las posiciones de los países de la región de que los acuerdos propuestos, lejos de aportar soluciones al cambio climático, las empeorarían.

“Nicaragua fue uno de los países que presionó, que incidió a que la convención marco lo incluyera al órgano científico de la convención del cambio climático para que generara un estudio y demostrara cuáles serían las condiciones si la temperatura se aumenta 1.5 grados”, explicó.

Manifestó que la tarea es que este estudio se desarrolle de manera transparente y no sea favorable únicamente a los países desarrollados.

Estudios previos avalan postura

Al respecto, informó que recientemente se han dado a conocer estudios que avalan la postura de Nicaragua, lo que da mayor validez a sus argumentos.

“Esto ya fue reconocido en los ámbitos científicos, técnicos y políticos y lo más reciente es el informe que sacó la Organización Meteorológica Mundial, donde también está adscrito el Panel de Cambio Climático conocido como IPCC y sacó una información muy reveladora donde nos dan la razón totalmente”, sostuvo.

Estas conclusiones revelan que en enero de 2016, se han registrado anomalías de temperatura de 1.6 grados centígrados en promedio a nivel mundial.

En ese orden, precisó que si este dato es un promedio global, en países como los de la región centroamericana, que cuenta con un corredor seco y una situación de escases de lluvia, el índice pude llegar a duplicarse.

“Ya Nicaragua está enfrentando en algunos sitios incrementos de temperatura donde estamos siendo afectados en la agricultura, los seres humanos, etc. Y entonces eso nos da en cierta medida una categoría, un respeto mundial en donde nosotros ya hemos alertado esa situación, pero también nos preocupa, porque esa situación también nos va a seguir afectando en el país”, detalló.

Añadió que los países industrializados, además de dióxido de carbono, el de mayor cantidad, producen metano y oxido nitroso, que aunque están presentes en el medioambiente en más bajas proporciones, resultan ser más dañinos que el CO2.

Nicaragua toma acciones

Al respecto, aseveró que Nicaragua apuesta a desarrollar acciones como el manejo de cuencas, reforestación de zonas altas, concepto de agricultura y ganadería con árboles, así como la conservación de suelo y agua, como medidas que pueden aportar a reducir los efectos de cambio climático a nivel local, sin embargo, el país no sería capaz de revertir por sí solo el efecto global.

“Nuestras emisiones son totalmente insignificantes, comparadas con otros países capitalistas que sí lo hacen. Entonces los que causan el cambio climático son los países desarrollados y nosotros somos las víctimas, víctimas humanas, víctimas en nuestras cuencas, víctimas en sequía, falta de agua”, dijo.

La postura de Nicaragua advierte que los acuerdos de París no garantizarán la estabilización de la temperatura en 1.5 grados, debido a los limitados compromisos de se dejan a los países desarrollados, lo que depararía más bien en un aumento hasta 3 grados.