El Compañero Paul Oquist, Asesor Presidencial para Políticas Públicas, advirtió que los acuerdos de París surgidos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, acarrean severas incoherencias en los acuerdos alcanzados en Río 92, conocida como Cumbre de la Tierra.

Ésta última contempló tres convenios: la Convención de Cambio Climático, que patrocina las reuniones anuales COP22, donde surgieron los acuerdos de París, así como los Convenios de Desertificación y el Convenio de Diversidad biológica.

De acuerdo a Oquist, los acuerdos de París llevan al mundo a 3 grados centígrados en promedio durante este siglo, lo que representaría 4 grados para Centroamérica.

En ese orden, manifestó que en lugar de generar menor desertificación, será mayor aún. A la vez indicó que lo mismo se puede decir en cuanto a la biodiversidad, debido a que con el actual índice de 1 grado se extinguen 2.8% de las especies del mundo y de pasar a 2 grados, serían 5.2% las especies, 8.5% si fueran 3 grados y de 16% de las especies que se extinguirían anualmente si se llegara a 4.3 grados de promedio.

Oquist señaló que para llegar a dos grados, la línea de reducción de emisión de gases es drástica y los objetivos de desarrollo sostenible no serían alcanzados con un mundo de 3 grados.

“A tres grados, el acuerdo de París está introduciendo enormes incoherencias. Una política de cambio climático está derrotando la política, haciendo fracasar la política de desertificación y también de biodiversidad”, comentó.

De acuerdo a la OMS, 250 mil muertes adicionales por año entre 2030 y 2050, 38 mil por exposiciones al calor de mayores de edad, 95 mil por desnutrición infantil, 48 mil por diarrea y 60 mil por malaria y otras enfermedades producidas por mosquitos, debido a que con el aumento de calor, el Aedes Aegypty podrá viajar a lugares donde antes no podía hacerlo.

Enormes impactos en Centroamérica

En la región centroamericana los impactos serán enormes si se alcanzara este nivel al que es llevado el mundo con los acuerdos de París.

El corredor seco del norte de Nicaragua, así como el sur de Honduras, el occidente de Guatemala y la totalidad de El Salvador, se han visto afectados por el cambio climático desde hace diez años.

Estos países figuran entre los 10 países más afectados según el Germanwatch.

“Centroamérica está en la línea de fuego del Cambio Climático. Nosotros no somos una isla. Pequeñas islas están siendo muy afectadas, pero casi somos una isla. Tenemos dos costas, largas costas y eso tiene las mismas características de una isla”, destacó.

Nicaragua se vería afectada grandemente en el Café, principal producto de exportación en Nicaragua.

“¿Cómo Nicaragua va a apoyar un acuerdo que va a pegar, debilitar a nuestro principal producto de exportación? Pero también ¿Cómo va a ser Nicaragua cómplice en las 250 mil muertes al año que OMS/OPS pronostica debido al cambio climático? ¿O las 100 mil muertes al año que ellos pronostican para 2050? Entonces es urgente la reducción de las emisiones en el mundo. Es urgente el aumento en la reforestación en el mundo”, precisó Oquist.

Lo peor

A la vez, sostuvo que lo peor de los acuerdos de París es su efecto adormecedor.

“Hace pensar a la gente de que hay una solución ya a eso. Que ya se va a llegar a 1.5 grados o 2, cuando esto es absolutamente falso, cuando esto es solamente la parte declarativa. Ahí declara que su meta es lograr 2 y ojalá que 1.5. Pero cuando se hace la contabilidad de los compromisos de los países estamos en 2.7 a 3.5 grados”, señaló.

Para Nicaragua es absolutamente inaceptable la disposición que exime de responsabilidad jurídica a las naciones causantes del daño o la indemnización a las perjudicadas. Del total de emisiones, 78% es producto de solo 20 países.

“Entonces están diciendo que los países están renunciando a sus derechos jurídicos de reclamar por los daños que estamos recibiendo causados por otros países. Que no pueden demandar las responsabilidades históricas de los países que han causado el problema, los daños, para indemnizar a los países que está recibiendo los daños”, señaló.

Según Oquist, esta postura es políticamente inaceptable, pues existen casos como la demanda de la localidad de Nueva York contra la empresa Exxon, solicitando indemnización por daños ambientales.

Para lograr una ratificación, tienen que firmar al menos 55 países y representar también 55% de las emisiones totales de carbono.

Hasta la fecha sólo 29 países han ratificado los acuerdos de París, de los cuales sólo Noruega y Estados Unidos son miembros del Órgano para la Solución de Diferencias (OSD). En el caso de Estados Unidos, la ratificación es de carácter ejecutiva y debe ser ratificada por el senado.