La Campaña de la Buena Esperanza, su fuerte mensaje de paz, de fe y de buen corazón, ha llegado a la comunidad nicaragüense radicada en Italia a través de las palabras de nuestra Embajadora, Cra Monica Robelo, durante la conmemoración del 195° Aniversario de nuestra Independencia y el 160° aniversario de la Batalla de San Jacinto.

Nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a través de la Embajada de Nicaragua en Italia, ha hecho posible esta celebración, en la cual nuestra comunidad e invitados varios han disfrutado de una tarde de alegría y regocijo patrio, al son de nuestra música folclórica y bailes tradiciones, así como, degustando nuestros platos y dulces típicos.

De igual manera, se ha rendido homenaje al Príncipe de las letras castellanas, nuestro gran poeta Rubén Darío, en el centenario de su descenso y se han obsequiado a las y los presentes ejemplares de una Antología, recopilada por nuestra embajada, de algunos de sus más representativos cuentos y poemas.

La Embajadora de Nicaragua en Italia, Cra. Monica Robelo, ha evocado la celebración de la independencia de nuestro país como un ulterior motivo continuar trabajando unidos y comprometidos para poner en alto el nombre de nuestra tierra.

Italia

A continuación el discurso pronunciado por la Embajadora Robelo:

Hermanas y hermanos nicaragüenses,

Una vez más, damos gracias a Dios por brindarnos la oportunidad de estar juntos y reunidos, celebrando nuestras fiestas patrias, en familia, en comunidad.

Es una ocasión más, para renovar nuestro compromiso con Nicaragua, siempre libre y bendita, para animar nuestras raíces con estas celebraciones, en este rincón del mundo, nuestro sentido profundo de Patria y libertad.

Por encima de todo, es un día para rendir tributo a todos ustedes, cuyo sacrificio personal renueva el profundo y verdadero compromiso de nuestra orgullosa nación.

Un compromiso, que se renueva cada día, en la tranquilidad, en la seguridad y estabilidad en nuestra Nicaragua, en este pedazo de cielo en donde hemos nacido, en el cual viven nuestra familias y donde nos toca, desde allá, y desde este país, afianzar lo bueno, mejorarlo y seguir construyendo nuestro porvenir.

Es una invitación a caminar juntos, reconociendo las dificultades, desafíos, retos, en concentrarnos en todo lo que nos une, enfocarnos en todo lo que nos hace mejores.

En estos tiempos de trabajo y paz, durante el cual nuestro gobierno ha venido luchando para da protagonismo a nuestro pueblo, herencia de nuestra propia revolución popular sandinista, estamos convocados todos, hermanos, a promover nuestro modelo cristiano, socialista y solidario. A promover nuestro modelo de fe, tranquilidad, a animar a todas las familias nicaragüenses a construir Patria.

Estamos llamados, a representar a nuestra Nicaragua y con orgullo patrio, reafirmar nuestro protagonismo, el protagonismo de las familias, de los jóvenes, de las mujeres, de los pueblos indígenas, que en nuestro querido País han logrado avances sustantivos en materia de derechos y equidad.

Y en estas batallas formidables, con la dirección revolucionaria del Frente Sandinista, de nuestro Presidente Daniel, de la Cra. Rosario, hemos alcanzado a nivel mundial los primeros lugares en participación, como protagonistas con incidencia, capacidad y fuerza de decisión en la vida política, social y comunitaria.

Hemos avanzado en la lucha contra la pobreza, en materia de educación, de salud, de vivienda, de seguridad ciudadana, de programas sociales dirigidos a nuestro pueblo, que hoy en día recibe las bendiciones de todo lo que se ha venido construyendo.

En estas fechas, en las cuales celebramos nuestra independencia, como nicaragüenses, como centroamericanos, queremos hacer un brindis a nuestra historia hermosa, a nuestros pueblos dignos, a nuestro Presidente Daniel, a la Cra. Rosario que nos invitan a todos juntos y más allá de los Océanos, en esta campaña de la buena esperanza y el buen Corazón, a Seguir Cambiando Nicaragua.

Que viva nuestra independencia!! Que viva Nicaragua!!