El Arq. Javier Mejía, director ejecutivo del Ineter, nos explica a diferencia de lo que la mayoría de la población nicaragüense piensa sobre la institución, esta no solo funciona para brindar informes sobre las catástrofes referidas a terremotos, sismos, erupciones volcánicas o tormentas.

Mejía afirma que la institución ofrece toda una gama de productos de gran utilidad no solo para la población en general, sino también para la inversión, la construcción y las propiedades de las personas.

“Esta institución se configuró como una institución de carácter multidimensional, que cumplía con funciones para la realización de estudios en diversos campos de la ciencia de la tierra por ejemplo la geofísica, que tiene que ver con todos los fenómenos relacionados con la estructura y condiciones físicas de la tierra; la geología que estudia lo referente al subsuelo, terremotos y volcanes; la meteorología que estudia la atmósfera y condiciones del tiempo; la hidrografía orientada al estudio de los cuerpos de agua; la oceanografía que estudia las olas, mareas y corrientes marinas; la geodesia que estudia la forma de la tierra y su representación; la cartografía y la planificación física, que tienen que ver con este último tema de la acertada localización de las inversiones en el territorio”, explica el funcionario de Ineter.

Mejía recalcó que como institución no solo generan un producto en especifico, sino que sus productos están función de la demanda de los sectores de la sociedad.

Señala que en los estudios para el proceso de inversión, el Ineter prepara toda la información básica para distintos estudios de inversión, que van en el marco de procesos de localización, tales como diagnostico, investigaciones y toda la información que el inversionista requiere en referencia al tipo de suelo, amenazas, requerimientos de algunos recursos como agua, suelo.

“Entonces todo eso lo facilita el Ineter a través de los distintos estudios. Además de la atención que se le brinda a la población en materia de los servicios que presta el Ineter, sobre todo en el área catastral, donde se proporciona información sobre el tema de la propiedad”, puntualiza Mejía.

Orientados a atender amenazas


Según el director de Ineter, tres de las direcciones de la institución; meteorología, geofísica y recursos hídricos están orientados también a la atención de amenazas y que desde el 2009 se ha venido tecnificando al personal para conformar el programa de Prevención de Amenazas.

Asegura que en el caso de las amenazas meteorológicas se estudian las fuertes precipitaciones y huracanes; en las sismológicas son la actividad sísmica y volcánica, y en el caso de las hídricas las inundaciones y también los deslizamientos.

“Estamos mejorando, no solamente con equipos, sino también nuestra gran preocupación es la calidad de la información y la manera en que nosotros de manera oportuna tenemos que trasladarla a la Presidencia y a las distintas instituciones del Estado. Contamos con una red de estaciones bastante grande, tenemos alrededor de 600 estaciones de todo tipo; meteorológicas, sísmicas y volcánicas, hidrometeorológicas que están colocadas en los principales ríos para conocer sobre caudales, continuamente estamos haciendo aforos para conocer la cantidad de agua que circula por esos cuerpos de agua, hacemos mediciones, hacemos también estudios batimétricos que tienen que ver con la profundidad de los lechos de los ríos, lagos y mares”.

Titulación eje fundamental de la institución


“La titulación es uno de los ejes fundamentales de nuestro gobierno, para poder brindar seguridad a la población sobre su propiedad y poder disponer de esta para trasladarla, para heredarla, para venderla. Es una de las restituciones de derecho que nuestro gobierno está impulsando y el Ineter participa haciendo mediciones de las parcelas, el trabajo de la institución consiste en el levantamiento físico de la parcela, determinar su tamaño, trabajo que se realiza de manera conjunta con la Intendencia de la Propiedad y con la Procuraduría General de la República dentro del proceso de regularización de la propiedad”, agrega Mejía.