La agencia de noticias Amaq, vinculada a los yihadistas, aseguró hoy que un "soldado" del grupo terrorista Estado Islámico (EI) fue el autor del ataque de anoche contra un centro comercial en el estado de Minnesota, Estados Unidos, donde hirió a ocho personas.

El agresor, que fue abatido posteriormente, llevó a cabo el asalto anoche "en respuesta a las llamados de atentar contra los ciudadanos de los países pertenecientes a la coalición cruzada", señaló Amaq, en referencia a la alianza militar liderada por EE.UU. que bombardea al EI en Siria e Irak.

Según la Policía de la localidad, el agresor preguntó al menos a una persona si era musulmana antes de apuñalarla.

El hombre armado con un cuchillo y vestido con uniforme de guardia de seguridad privada hizo referencias a Alá mientras apuñalaba a ocho personas en el centro comercial, según las autoridades. El sospechoso murió abatido en el lugar por un policía fuera de servicio.

Los heridos fueron trasladados al hospital de St. Cloud con lesiones que no ponían en riesgo sus vidas, indicó en una rueda de prensa el jefe de policía de la localidad, Blair Anderson. El primer aviso sobre el ataque se produjo en torno a las 8:15p.m. del sábado. Una persona quedó ingresada en el hospital. No se dieron más detalles sobre los heridos.

Un policía de otra jurisdicción que estaba fuera de servicio disparó y mató al sospechoso no identificado, dijo Anderson. El jefe de policía no indicó en qué cuerpo servía el agente.

Previamente, el jefe de policía declinó describir los atentados como un acto de terrorismo, señalando que aún se desconocía el motivo de los ataques. "Seremos diligentes y llegaremos al fondo de esto", dijo Anderson. "A partir de mañana, las cosas no serán iguales aquí".

La policía local había tenido tres encuentros anteriores con el sospechoso, la mayoría por infracciones menores de tráfico, apuntó Anderson, añadiendo que el FBI se había ofrecido a ayudar con la investigación.

Las autoridades "no tienen ningún motivo para creer" que hubiera nadie más implicado en las agresiones, dijo el jefe de policía. Los apuñalamientos se produjeron en varios puntos del centro comercial, como pasillos, comercios y zonas comunes.

"Todo el centro comercial es una escena del crimen", añadió.

El centro comercial permanecía acordonado tras el suceso, pero las autoridades dijeron que se esperaba que la gente que seguía dentro pudiera marcharse pronto el domingo. Fotos y videos tomados en el lugar horas después del ataque mostraban a grupos de compradores esperando a recibir permiso para irse, incluidos algunos reunidos junto a una entrada a la zona de restaurantes.

Harley y Tama Exsted, de Isle, Minnesota que acudieron a St. Claude para ver a su hijo competir en un torneo universitario de golf, se encontraban dentro del recinto cuando se produjo el incidente.

"De pronto oí pop, pop,pop", explicó Harley Exsted al St. Cloud Times. "Creí que alguien había derribado una estantería. De pronto, la gente empezó a correr. Vi a todo el mundo corriendo hacia nosotros".

También había noticias de disparos durante el ataque.

La pareja resultó ilesa y dijo haber ayudado a otra mujer que huía del lugar hacia su auto.

St. Cloud se encuentra unas 70 millas al noroeste de Minneapolis.