La ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, rechazó hoy las manifestaciones de su homólogo brasileño, José Serra, que declaró inviable establecer relaciones diplomáticas con el gobierno bolivariano del presidente Nicolás Maduro.

La República Bolivariana de Venezuela repudia las descaradas e inmorales declaraciones del canciller de facto José Serra, escribió Rodríguez en su cuenta de la red social Twitter.

Serra dijo la víspera, en una conferencia de prensa luego de una ceremonia oficial, que espera un cambio de Ecuador y Bolivia para relacionarse con Brasil, pero 'en cuanto al caso venezolano lo considero sin esperanzas, al menos en lo referido a la presidencia de Maduro'.

Además, ha mantenido ataques contra Venezuela, a la cual ha tildado de tener un 'régimen autoritario', para argumentar su posición en contra de que presida el Mercado Común del Sur.

Al respecto, la canciller venezolana recordó a Serra que su cargo como canciller es consecuencia del golpe de Estado perpetrado por el Senado de Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff.

Se trata del representante de un gobierno producto de un golpe parlamentario, que violentó el orden democrático en esta hermana nación suramericana, reiteró.

En otro tuit, la ministra reiteró la denuncia del gobierno bolivariano al juicio político contra la exmandataria, en el cual se 'vulneró la voluntad de más de 54 millones de ciudadanos'.

Esto ocurrió por la actuación de una élite irrespetuosa de los derechos humanos y la democracia, agregó.

Venezuela se solidarizó durante el juicio político con Rousseff, que el 31 de agosto fue reemplazada por el hasta entonces vicepresidente Michel Temer y, en virtud de ese desenlace, Maduro calificó lo ocurrido golpe parlamentario, retiró a su embajador en Brasilia y ordenó congelar las relaciones con el actual gobierno.