El cuerpo humano requiere una gran cantidad de energía para funcionar, pero se están haciendo esfuerzos para recuperar un poco de esa energía para alimentar dispositivos electrónicos.

La energía cinética, creada por el movimiento, se ha aprovechado para cargar las baterías en el campo de batalla, y los generadores termoeléctricos (TEG), que generan electricidad a partir de calor del cuerpo, han impulsado linternas y dispositivos portátiles.

Ahora, investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (NCSU) han creado un nuevo prototipo de wearable que es ligero, cómodo y mucho más eficiente que los TEG existentes.

Los TEG trabajan mediante el aprovechamiento de la diferencia de temperatura entre la piel del usuario y el aire alrededor de ellos, y el equipo de NCSU ha incorporado su nuevo diseño en camisetas y brazaletes, descubriendo el lugar privilegiado para la recolección de calor corporal en el proceso.

"Los enfoques previos, hacían uso de sumidero de calor, que son pesados, rígidos y voluminosos, o eran capaces de generar un sólo microvatio o menos de potencia por centímetro cuadrado (mW / cm2)," explica Daryoosh Vashaee, co-autor del estudio.

"Nuestra tecnología genera hasta 20 mW / cm2 y no utiliza un sumidero de calor, por lo que es más ligero y mucho más cómodo", añadió.