La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, destacó el enorme legado que deja el fallecido Presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, quien se caracterizó no solo por don de consenso sino también por sus valores cristianos y de familia.

“Nosotros de verdad creemos en la vida eterna y sabemos que todos somos parte de la vida eterna y aún en este plano de vida seguimos juntos porque creemos en el espíritu y sabemos que el espíritu es la fuerza de victorias”, indicó Rosario, recordando los años de luchas de Núñez, desde aquella época en que no parecía posible el triunfo de la Revolución.

Sesión Solemne

“Cuántas victorias, cuántos reveces, cuántas circunstancias difíciles y cuánta fuerza de victorias en el espíritu; ese espíritu, esa mente, esa voluntad del militante sandinista, de revolucionario, del ser humano extraordinario, esas cualidades que tratamos de cultivar todos los días inspirándonos precisamente en quienes como René nos dejan un legado que vive en cada uno de nosotros y que cada día al levantarnos reconocemos como el patrimonio donde tenemos que seguir caminando”, refirió.

Para la Compañera eso representa inspiración de temple, valores y fortalezas para seguir adelante.

Sesión Solemne

“Cuando pasamos a otro plano de vida nosotros no creemos que la vida se acaba, todo lo contrario, la vida crece y florece, y en esta Nicaragua Cristiana, Socialista, Solidaria, días como hoy son días de renovación del compromiso, días como hoy son días para saber que nos toca seguir adelante no solo imitando, sino encontrando, como decíamos, en esas fortalezas o capacidades extraordinarias de quienes como René fueron capaces de vislumbrar el triunfo y de dedicarse a construir las victorias cuando no parecían posibles, y sobre todo de hacerlo no pensando en uno mismo sino en los demás”, manifestó.

Rosario dijo que la característica de los militantes sandinistas ha sido la dedicación al bien común más allá de lo que cada uno de nosotros pueda aspirar.

Sesión Solemne

Señaló que en los tiempos duros de la lucha, pensaban que si no veían el triunfo otros seguirían el sueño de construir el porvenir.

“En estos días patrios nos deja de este plano de vida el compañero René, pero todos sabemos que con René y su legado y con tantos héroes, próceres como tiene Nicaragua, seguimos haciendo patria, patria para todos, patria con todos, fortaleciendo el modelo de diálogo, de alianza, de consenso, fortaleciendo la propuesta de reconciliación y unidad de todos los sandinistas en el caso del frente sandinista y de toda Nicaragua porque somos una gran familia”, apuntó.

Sesión Solemne

“No despedimos a René con un corazón entristecido, claro que tenemos dolor, sentimos el dolor de no verle, no tocarle, pero lo vamos a seguir teniendo entre nosotros, eso hablábamos con Leana”, indicó.

Rosario destacó a René como ser humano, esposo, abuelo, padre e hijo, que en toda su vida cultivó los valores de familia.

Sesión Solemne

“René fortaleció los valores de familia pero además dentro del Frente, en la Asamblea donde trabajó creía en esos valores y los ponía en práctica de vernos todos como hermanos, de sentirnos todos hermanos y de sentirnos todos familia. Y así promovió diálogo, promovió búsqueda de soluciones en consenso”.

Rosario dijo que no hay quien no aprecie esas cualidades de líder, dirigente político y ser humano especial como hombre de familia y cristiano.

Sesión Solemne

“Yo también conocí a René como cristiano, y fortaleciendo la comunicación y los vínculos con las iglesias como militante Cristiano, Socialista y Solidario”, refirió.

Rosario dijo que todos, en especial la juventud, “caminará el legado de Núñez, lo cual quiere decir hacerlo nuestro para seguir construyendo las victorias en amor a Nicaragua".