El éxito de las jornadas de lucha anti epidémica ha radicado en dos factores fundamentales, la participación ciudadana y el actuar del Ministerio de Salud (MINSA) a través de la fumigación domiciliar y la aplicación de abate en los recipientes con agua lo cual combate al mosquito desde su etapa larvaria hasta la adultez.

“La participación comunitaria es la clave número uno para el éxito de las actividades, partiendo del la autorización que nos brindan para ingresar a sus hogares, desechando lo que no utilizan, la limpieza de los patios y atender las recomendaciones en cuanto al tratamiento del abate y la importancia de la fumigación domiciliar” refirió la doctore Belsabé Centeno, Directora del Centro de Salud Roberto Herrera.

Desde el barrio René Cisneros en el Distrito I de Managua las familias trabajan en la eliminación de los posibles criaderos mediante la limpieza constante de sus hogares, acción que ha permitido la reducción de los mosquitos y casos febriles, resultados positivos que muestran la efectividad de la labor preventiva.

“Me parece muy bueno el trabajo que se hace en los barrios, se ve la efectividad de la fumigación porque son menos los zancudos en las casas, creo que el trabajo que se ha venido haciendo ha dado resultados favorables pues ya no se escucha que en el barrio hay personas con Dengue, Zika o Chikungunya” refirió Adolfo Lira.

“Siempre es bueno estar atentos a la visita de los fumigadores porque la sustancia que aplican elimina los zancudos. Nosotros siempre limpiamos la casa y no dejamos botellas boca arriba para que los mosquitos no se reproduzcan, todos los vecinos hemos colaborado para no enfermarnos” finalizó Luz Marina Pérez.