“Como decía Sandino, allí donde esta un imperio interviniendo, ocupando, allá hay un pelele también sirviéndoles. Y aquí hay peleles también sirviéndole al imperio, claro que hay peleles aquí. Y hay peleles allá en Venezuela, en la República Bolivariana de Venezuela donde se está librando hoy una batalla más de nuestra América, una  batalla de la humanidad, y es fácil entender quién está con los pueblos y quién está contra los pueblos, quienes  quisieran y quiénes apuestan a un golpe, a la conspiración, golpes como los que se han producido anteriormente allí mismo en Venezuela contra el presidente Chávez”, señalo Daniel.

“En este día cuatro de octubre, cuando faltan tres días, para esas elecciones en la hermana República Bolivariana de Venezuela, nosotros queremos hacerle llegar, como ya lo expresaba la compañera Rosario, todo nuestro cariño, todo nuestro amor, todo nuestro espíritu cristiano, socialista y solidario al pueblo hermano de Venezuela”, manifestó.

El mandatario nicaragüense señaló que en Venezuela hay peleles del imperio  que son los que “se alegran con las malas noticias”  y “quienes son los que desean la muerte del presidente Chávez”.

“Son los que le tienen odio a los pueblos, porque están llenos de rencor, de maldad, que no  pueden llamarse cristiano. No pueden ser cristianos los que están deseándole el mal al pueblo nicaragüense, los que calumnian, injurian, difaman a la Revolución Bolivariana y al presidente Chávez, son los enemigos de los pueblos, son los enemigos de los pobres, son los enemigos de los pobres que están saliendo de la pobreza en Venezuela y de los pobres que están luchando para salir de la pobreza en Nicaragua y en toda América latina y el Caribe”, afirmó.

Daniel aseguró que este odio y está saña es característica de los que “acumulan la riqueza a costa del hambre” y de “la pobreza de los pueblos”.

“Está bien la riqueza. Claro que es buena la riqueza para el bienestar y el disfrute de los pueblos, para el bienestar y el disfrute de las familias. Claro que es buena la riqueza, pero la riqueza de unos pocos, a costa de que las inmensas mayorías de los seres humanos en nuestro planeta estén en la extrema pobreza, estén pasando hambre,  estén muriendo por falta de medicamentos, no puedan ir a las escuelas, esa es una riqueza maldita. La otra la riqueza que esta para desarrollar desde los principios cristianos un proyecto socialista y solidario, esa es una riqueza bendita”, subrayó el comandante Daniel.