Si hay un programa de Gobierno que se destaca por su impacto en el desarrollo de las capacidades productivas de las familias, ese es el Programa Hambre Cero o Bono Productivo Alimentario.

De ello pueden dar fiel testimonio 15 familias de la comarca San Isidro de la Cruz Verde, del Distrito I de Managua, quienes luego de recibir sus diez aves, su cerda y el concentrado para los animales, dijeron sentirse satisfechas con el apoyo del Gobierno, y, por tanto, dispuestas a trabajar para reproducir esos bienes y así consolidar el bienestar de sus hijos y su comunidad.

“Esta es una bendición de Dios. Hay que darles gracias también a Daniel y a doña Rosario Murillo, porque esta es una gran ayuda para nosotros”, dijo Norma Espinoza, 52 años.

“Con esto, ahora lo que resta es cuidar a los animalitos y producir. De estas gallinitas van a salir los huevitos”, subrayó Espinoza, madre de 6 hijos.

Aida Nora González, tiene 57 años, y su rostro era el reflejo de la felicidad al momento de ir a retirar las aves y la cerda.

“Daniel se ha acordado de nosotros los pobres, que Dios le siga dando fuerzas para que siga ayudando al pobre, sobre todo a nosotras las mujeres amas de casa, porque así salimos de apuro multiplicando a la chanchita, a las gallinitas”, manifestó González, casada y madre de cuatro hijos.

De acuerdo a Leonel Rivera, delegado del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, desde que inició el programa, en Managua se han entregado más de 24 mil bonos productivos alimentarios.

La meta de este año en Managua es llegar a 6 mil 625 bonos. Hasta la fecha ya van más de 5 mil entregados.