El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y la Compañera Rosario Murillo Zambrana, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, enviaron un mensaje de felicitación a la Policía Nacional, que en estos días está cumpliendo 37 años de haber sido fundada.

El mensaje fue dado a conocer por Rosario en comunicación a través de los Medios del Poder de la Familia y Comunidad, y en el mismo se recuerda las raíces sandinistas de la institución, en las cuales se fundamentan los valores, la calidad humana y la vocación de servicio al pueblo.

Asi mismo, se reconoce la abnegada labor en pro de la seguridad y el Bien Común de todas las familias nicaragüenses, acompañando y resguardando el trabajo y las actividades festivas, culturales y religiosas.

A continuación, el mensaje íntegro a la Policía Nacional:

Managua, 5 de Septiembre, 2016

Primera Comisionada
Aminta Elena Granera Sacasa
Jefa de la Policía Nacional

Comisionado General Francisco Díaz
Segundo Jefe de la Policía Nacional

Comisionados Generales Miembros de la
Jefatura Nacional de la Policía Nacional

Comisionados Mayores, Comisionados y
Miembros de nuestra Abnegada
Policía Nacional

Familiares de [email protected] [email protected] Policías :

Nació con la Revolución, hace 37 Años, como Policía Sandinista; creció, se multiplicó en Calidad Humana, Valores, Eficiencia, y Vocación de Servicio, Siempre listos, Siempre Adelante, Siempre dispuestos a servir al Pueblo, a las Familias, a la Comunidad.

Nuestra Policía Nacional vigila, cuida, celosamente, nuestra Seguridad en el Barrio, la Comarca, el Tránsito, la Movilidad, el diario trajinar de tanta Juventud que hoy estudia con Esperanza, de tantos [email protected] que se desplazan a trabajar, a luchar para prosperar; de tanto Ciudadano y Ciudadana que hoy cree en su País, en la Propuesta de Bien Común que estamos desarrollando [email protected] [email protected], pidiéndole a Dios cada día, más Inspiración, Fuerza y Energía para avanzar, en Victorias, contra la Pobreza.

Nuestra Policía nos acompaña y resguarda, en toda Festividad, Festejo, Actividad Recreativa, Cultural, Deportiva; en todas las Celebraciones Religiosas, Tradicionales, Culturales. En nuestra Cultura de Fé, Familia y Comunidad, nuestra Policía protege y garantiza que en nuestra Vida Cotidiana y nuestro Tiempo Libre, nuestros Momentos de Devoción, de Esparcimiento, en nuestras horas de Trabajo, Reposo y Recreación, contemos con la Fortaleza de este Cuerpo de Mujeres y Hombres [email protected], que con el Deber en Alto, son Coraza, Escudo, y Protección singular frente a la delincuencia y todas las inéditas amenazas de este Mundo complejo y poco Solidario.

Tenemos la Bendición de contar con un Gobierno y una Policía Cristiana, Socialista y Solidaria. Tenemos la Fé en Dios, la certeza de que cada día seremos más Fuertes frente a la inseguridad, más sólidos y eficientes frente a la delincuencia común, y más efectivos aún, frente al crimen organizado y todas sus destructivas extensiones.

Les saludamos, [email protected] Compañ[email protected] Policías, al llegar a este 37 Aniversario, compartiendo el Reconocimiento y Respeto de nuestro Pueblo a su infatigable labor, y a su indeclinable compromiso de Patria Libre, y Vida en Tranquilidad y Bienestar.

Nuestro Respeto a la Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa; al Comisio-nado General Francisco Díaz, a todos los Miembros de la Jefatura Nacional, a los Comisionados Mayores al frente de las Delegaciones Departamentales y Municipales, a [email protected] [email protected] que dirigen todos los Órganos de esta Heroica y Siempre Revolucionaria Policía Nacional, a [email protected] [email protected] [email protected] Policías, con Admiración y Cariño.

Que Viva nuestra Policía Nacional !

Que Vivan los Héroes y Mártires
caídos en cumplimiento de su Deber !

Que Vivan las Familias de [email protected] [email protected] Policías !

Que Viva la Seguridad
la Tranquilidad
y la Alegría
que nuestra Policía asegura cada día !

(FIRMA)                               (FIRMA)

Daniel Ortega Saavedra         Rosario Murillo