El huracán Newton azotó el martes en la mañana la zona turística de Los Cabos, en Baja California, México, provocando fuertes lluvias y vientos, cortes en la electricidad y dejando varados a turistas en sus hoteles.

La tormenta tocó tierra con velocidad de vientos de 90 millas por hora, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. El gobierno mexicano extendió sus alertas de huracán para la península e incluso un estrecho del territorio continental a la orilla del Pacífico, cruzando el Mar de Cortés. El centro de huracanes predijo que Newton atravesaría la península como huracán y volvería a entrar al Golfo de California con vientos de fuerza de huracán.

Incluso podría llegar a la frontera de Estados Unidos en Arizona como tormenta tropical, de acuerdo con las predicciones meteorológicas más recientes. El lunes por la noche, el vórtice de Newton se ubicaba a unas 125 millas al sur sureste de Cabo San Lucas y San José del Cabo, y se desplazaba hacia el noroeste a 16 mph rumbo a Baja California.

Las embarcaciones de pesca ya fueron sacadas del agua y los propietarios de negocios protegieron con tablas las ventanas en Cabo San Lucas, el complejo turístico que fue golpeado por el huracán categoría 3 Odile en 2014. Las autoridades advirtieron que Newton podría causar lluvias torrenciales.

Unos 14,000 turistas permanecían en Los Cabos el lunes por la noche ya que las aerolíneas cancelaron vuelos porque la tormenta se acercaba, informó el secretario de turismo del estado Genaro Ruiz, quien recomendó a los turistas permanecer en sus hoteles.

Las autoridades habilitaron 18 albergues en escuelas en Cabo San Lucas y San Jose del Cabo y otros 38 en otras partes del estado de Baja California Sur, al tiempo que le advirtieron a la gente que no efectúe compras de pánico.

"De acuerdo con la Secretaría de Economía hay alimentos y combustible para los próximos 20 días. No hay necesidad de hacer compras masivas", dijo Arturo de la Rosa Escalante, alcalde de Los Cabos.

La policía de Los Cabos estaba emplazada en los centros comerciales para evitar la clase de saqueos que ocurrieron después de que Odile azotó el área con vientos de 125 mph.

Algunos turistas extranjeros aún caminaban por las calles de Cabo San Lucas el lunes, incluso mientras los trabajadores comenzaban a clavar tablas de madera contrachapada sobre las ventanas de los negocios.

El lunes temprano, cuando aún era una tormenta tropical, Newton arrojó lluvias torrenciales que obligaron a unas 100 personas a evacuar sus hogares y dañaron viviendas en la ciudad de Uruapan, en el estado de Michoacán, reportó el gobierno municipal.

Algunos caminos resultaron bloqueados por las inundaciones y deslaves de lodo en el vecino estado de Guerrero, donde hubo desalojos de personas en helicóptero. No se reportaron fallecimientos en ninguno de los dos estados.

Hay una alerta de huracán para Cabo San Lucas y las costas cercanas. Porciones costeras de cinco estados mexicanos podrían recibir de 5 a 10 pulgadas de lluvia, con máximos de 15 pulgadas en algunas zonas, señaló el centro de huracanes.

Se prevé que Newton cruce la península y entre el martes en la noche al Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés. Es probable que siga hacia el norte e ingrese a Arizona como depresión tropical para el miércoles por la noche, indicó el centro de huracanes.