Parece que Microsoft quiere ofrecer una experiencia de uso inmejorable con Windows 10, y prueba de ello es que han comenzado a trabajar en el problema de la luz azul. Aunque, realmente, la comunidad científica no logra ponerse de acuerdo sobre si es un problema como tal, numerosos fabricantes de pantallas y protectores han comenzado a aplicar filtros de luz azul en sus productos.

Otros estudios indican que el problema de la luz azul se recrudece por la noche, explicando que permanecer expuestos a este tipo de luz antes de marchar a dormir puede dificultarnos conciliar el sueño. Mientras los expertos se ponen de acuerdo, los de Redmond han comenzado a trabajar para añadir un filtro de luz en Windows 10, del que se han encontrado los primeros indicios en RS2.

La Build 14915 incluye una entrada en el registro que hace referencia a ello: Windows.Data.BlueLightReduction. El reductor de luz azul sería un interruptor más en el centro de actividades, aunque por el momento se encuentra deshabilitado. El filtro se encarga de reforzar los tonos amarillos con el objetivo de que la luz azul llegue con menor intensidad a nuestros ojos.

El funcionamiento del filtro nos recordaría enormemente al funcionamiento del programa f.lux. Podríamos aplicarlo de forma manual o automática. De forma manual podríamos habilitarlo cuando quisiésemos, mientras que de forma automática se activaría en función de las horas de puesta de sol y amanecer de nuestra ubicación.