El pueblo de Masaya vivió una jornada llena de cultura, tradiciones y raíces culturales, con un colorido desfile que recorrió las principales calles, en ocasión de los 177 años de haber sido elevado a ciudad, un 2 de septiembre de 1839.

Los coloridos trajes de la llamada Ciudad de las Flores fueron exhibidos en su mayor esplendor, una muestra clara que Masaya es la cuna de nuestra idiosincrasia cultural, donde se conjuga la picardía, el humor y las tradiciones.

Una misa en Acción de Gracias celebrada por el padre Bismark Conde en la iglesia Nuestra Señora de La Asunción, dieron inició este viernes a las celebraciones, posteriormente el desfile que fue encabezado por las autoridades municipales, seguido del tradicional y pintoresco Torovenado El Malinche Carmen In Memoria, que presentó diversos cuadros culturales, como El Viejo y La Vieja, la juguetería de Payito, La Niña y su Juguete, entre otros.

También hicieron presencia el baile de Las Negras, Las Inditas, Los Filarmónicos, así como las Novia del 177 aniversario. Durante el trayecto del desfile, los artistas del pueblo hicieron gala de su arte, su jolgorio y tradiciones, acompañados en todo momento de la música de los filarmónicos y la marimba.

El desfile concluyó en la Plaza de la Cultura con un acto solemne encabezado por el alcalde Orlando Noguera, los miembros del Concejo Municipal de Masaya, los artistas y el pueblo.

“Si algo tenemos que celebrar los masayas, es la alegría, nuestra identidad, el arte, la cultura, la tradición y el folclor, expresiones de nuestros ancestros, que han venido de los abuelos, a los padres, a los hijos y a los nietos, conservado esa identidad que nos hace la capital del folclor nicaragüense”, citó el alcalde Orlando Noguera.

Torovenado El Malinche llevó la picardía y el humor

Añadió que Masaya canta, ríe y baila al son de la marimba de arco, que progresa de la mano laboriosas de los artesanos que trabajan en paz y tranquilidad.

La tradicionalista de la cultura de Masaya y particularmente de Monimbó, doña Marta Toribio, coordinadora del Torovenado El Malinche Carmen In Memoria, manifestó que estas celebraciones son posibles gracias al apoyo y rescate de tradiciones que promueve el Gobierno Sandinista.

“Aquí estamos como Masaya celebrando un año más de mucha dicha, de haber nacido aquí en esta Leal Villa de San Fernando y que hoy ostentamos el título de Masaya, Ciudad de las Flores, en donde hemos dado todo por nuestra ciudad, que ha dado poetas, músicos, compositores, marimberos, torovenaderos, todos amantes de preservar nuestras costumbres y tradiciones”, subrayó Toribio.

Calificó al pueblo como ingenioso, pues cada día inventan la alegría que les da una patria en paz y tranquilidad.

La señorita Nohemí Masis González, Novia de Masaya, invitó a los nicaragüenses a conocer a su pueblo, la gastronomía y las bellezas naturales que tienen, todo combinado con la cultura.

“Nuestra ciudad es rica en todo, sobre todo la gente que la habita, que es humilde, honesta y solidaria, está llena de amor, de alegría”, manifestó Masis.

“Somos un pueblo indígena y haciendo toda esta clase de recopilaciones, estamos rescatando todo lo que nuestros antepasados nos han heredado”, comentó la novia del Torovenado del Pueblo.

Se entregaron declaratorias de hijos dilectos, ciudadanos distinguidos y medalla al merito a reconocidos pobladores, entre ellos médicos, periodistas, músicos, abogados y artesanos.

La Noble Leal Villa de San Fernando Masaya, fue elevada a la categoría de ciudad, el 2 de septiembre de 1839.

El 9 de octubre de 1989 se declara la ciudad de Masaya Patrimonio Cultural de la Nación.

Y el 23 de octubre del año 2000 los diputados de la Asamblea Nacional en sesión solemne en el mercado de artesanías declaran a Masaya, la “Capital del Folklore de Nicaragua”.