La mañana de este viernes el juez Carlos Solís, titular del Juzgado Décimo del Distrito Penal de Audiencia, ratificó la orden de prisión preventiva en contra de los involucrados en el robo e incendio en el antiguo Cine González, hechos ocurridos entre la noche del 18 de agosto y la madrugada del día 19.

El juez determinó que el Ministerio Público, representado por la fiscal auxiliar Fabiola Mendoza, presentó pruebas tanto testificales como investigativas que sustentan su decisión y por lo tanto remitió el caso a juicio oral y público.

En esta audiencia preliminar se acusa por robo agravado a Elías Meza Alvarado, Karla Vílchez González, Herson Espinoza Vílchez, Xochilt Guadalupe Martínez y Jordan Coulson. A Meza también se le imputa el delito de incendio.

“La prueba ofrecida por el Ministerio Público sustenta y fundamenta el hecho acusado en virtud de existir testigos presenciales del hecho, actos investigativos que acreditan la participación y la labor que realiza cada uno de los acusados en la comisión del hecho ilícito, así como la presentación o el ofrecimiento de los videos que ha relacionado el ente acusador”, explicó el juez Solís.

Es importante recordar que, según la acusación, los implicados robaron parlantes y equipos de audio en la Iglesia de Dios Pentecostal, ubicada en el antiguo Cine González, entre las 10:00 de la noche y las 2:00 de la madrugada . La Fiscalía dice contar con videos de las cámaras de los semáforos inteligentes en donde aparecen los acusados.

Igualmente hay un reconocimiento de los objetos encontrados en la casa de los acusados.

A las pruebas periciales de criminalística también hay que sumar las declaraciones del ciudadano José Antonio Centeno, quien será presentado durante el juicio como testigo presencial.

Un hecho que hay que señalar es que el reverendo Ramón Brenes, pastor de la Iglesia, emitió a través del abogado de Elías Meza un documento en donde retira la acusación de robo agravado en su contra. No obstante, la fiscal auxiliar Fabiola Mendoza explicó que en este caso la figura de “desistimiento” no existe, de ahí que no tenga ningún valor legal.

Los defensores del resto de acusados alegaron que la Fiscalía no presentó suficientes pruebas en contra de sus representados, lo cual quedó sin efecto dada la decisión del juez de continuar con el proceso.

Durante la audiencia se señaló también que sigue sin ser detenido Mauricio Garay, otro de los presuntos autores del robo.

El Juez Solís no determinó el día en que iniciará el juicio en contra de los acusados.