Desde la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (Unan-Managua) se llevó a cabo el Festival de Educación Especial en el que participaron niños y niñas con discapacidad de todos los centros especiales del país.

Susana Dolores Rugama de la dirección de Educación Especial, explicó que este festival sigue las 22 rutas que promueve el Ministerio de Educación para garantizar educación para todos y todas.

"Hemos convocado 400 personas entre padres, madres de familia, estudiantes de educación especial, tutores y maestros y con este festival estamos cerrando toda una semana de alegría, armonía, tranquilidad y paz con todos nuestros niños de las escuelas de educación especial", dijo Rugama.

El objetivo del festival es reflejar los talentos que poseen los niños y niñas con discapacidad, talentos en arte, poesía, danza y canto.

"Tenemos presencia en todos los eventos, estamos articulados trabajando en todas las 22 rutas educativas que el ministerio está trabajando, una de ellas es el arte, cultura y tradición con lo que los niños están siendo fortalecidos en la parte social, proyección en la comunidad, convivencia y fortalecimiento de la familia", indicó Rugama.

Los estudiantes provienen de las escuelas de Granada, Managua, Bluefields, Puerto Cabezas, Madrid, Ocotal y Chinandega.

La meta es demostrar los logros y habilidades que estos niños pueden adquirir para tener una mayor calidad de vida, aseguró Elier Pasquuer de Pilarte, directora del Instituto especial de Granada.

"Lo que estamos haciendo es fortaleciendo nos los maestros, ya que nos estamos sensibilizando para que seamos conscientes de la labor que tenemos adelante, nuestros alumnos necesitan maestros emprendedores y debemos ir formando consciencia emprendedora".

"Además tenemos que proyectarlos a ellos porque son algo que pusieron en nuestras manos y nosotros debemos sacarlos adelante incluyéndolos en todos los ámbitos, la educación que nosotros debemos darle debe ser con equidad", aseguró.

En la Escuela de Educación Especial San Vicente de Paúl de Granada, estudian unos 135 niños y niñas con discapacidad intelectual, autismo, sordos, ciegos y discapacidad múltiple.

Carlos Samuel Hernández Somorriba, de la escuela especial de El Viejo, Chinandega, vestido del traje diplomático de Rubén Darío declamó Lo fatal, tras su bella presentación, muy emocionado dijo "Me ha parecido bien porque aprendí a declamar, aprendí como decir un poema de Rubén Darío, lo Fatal y me gusta porque habla de la tumba, de la muerte y me la aprendí en menos de una semana por audio".

Una madre de familia que aplaudió a su hijo y a los otros niños que participaron es la señora Socorro Aguirre del departamento de Carazo, quien ha visto grandes avances en su hijo desde que está estudiando en la escuela especial.

"Primeramente le damos gracias a Dios porque ahora con el presidente que tenemos ha sido de mucha bendición tanto para los padres como los niños, en la escuela donde nosotros tenemos a nuestros hijos gracias a Dios tenemos todo", dijo Aguirre.

"Mi hijo tiene problemas psicomotor y le afecta la audición, el niño en la escuela ha participado en varios eventos y yo miro avances muy grandes en mi hijo y los profesores son unas personas muy capacitadas para liderar con ellos", detalló.

"Nosotros no pagamos nada en el colegio y estas presentaciones que las hacen fuera de su lugar son logros y yo como madre me siento alegre, dichosa porque no solo los niños que son sanos tienen derecho a participar ya que estos niños tienen derechos y esas discapacidades no deben excluirlos de la sociedad", expresó Socorro, muy emocionada.