Con la presencia de muchas familias de la colonia Pedro Joaquín Chamorro y de otros barrios aledaños, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes celebró la eucaristia en la parroquia de Jesús Sacramentado.

Seis años han pasado que el Cardenal Brenes celebró la última misa, por tal razón señaló que regresaba con mucha alegría a vivir momentos de amor a Jesucristo.

Las familias de esta comunidad lo recibieron con mucha alegria, pues consideran al Cardenal Brenes, un guía espiritual que promueve la Paz, el Amor y la Reconciliación.

“Para mí es una alegría en este sábado compartir con ustedes está Santa Eucaristía, tener la oportunidad de anunciarles a Jesucristo, mi gran idea es que al concluir con esta celebración todos nos sentimos intensamente amados por el Señor”, declaró Brenes.

Durante la homilía, el Cardenal Brenes llamó a las familias, a las personas a poner sus problemas a Dios, porque es el que anima a seguir luchando en este mundo.

“Cristo funda su iglesia, pero quien le viene meter llama, la fuerza, es el espíritu santo, esos diez días que pasaron cuando Jesús sube a los cielos, en el momento de Pentecostés, los apóstoles no hayan que hacer y lo primero que hacen es encerrarse y Cristo no quería una iglesia encerrada, no quería una iglesia de puertas y ventanas cerradas, no, quería una iglesia abierta y por eso el Santo Padre Francisco dice que Cristo es la puerta”, expresó el alto jerarca.

Añadió que esa puerta es pequeña, pero Cristo quiere que entremos libre de muchas cargas, de situaciones libres “quiere que entremos a su corazón, que seamos hombres libres”.

Que prevalezca la Paz en Nicaragua

Los feligreses se declararon contentos que Su Eminencia Brenes, haya llegado a la parroquia a bendecirlos con la misa y el mensaje de palabra de Dios.

“Nos da mucha alegría, porque es la visita de nuestro padre, el dirigente de la iglesia de Nicaragua”, dijo Virginia Serrano.

“Soy devoto de Jesús Sacramentado y de la Virgen María, estamos muy alegres por la visita del Cardenal Brenes, que venga siempre porque siempre da un mensaje de paz y reconciliación, que Jesús Sacramentado lo guíe por el camino recto y que hayan elecciones en paz, eso es lo que queremos para que tengamos todo, porque si no hay paz no tenemos nada”, dijo Miriam Rodríguez, otra de las feligreses.

La señora María Esperanza Urroz, manifestó querer mucho a Jesús Sacramentado, al igual que al Cardenal Leopoldo Brenes y al párroco Juan José Ortiz.

“Estamos encantados nosotros porque no lo habíamos visto venir, pero ya vemos que vino, nos encontramos alegres porque su visita es importante por su mensaje de paz, todos los días debe promoverse la paz, eso es lindo, bello, no queremos violencia”, dijo Urroz.

Durante la homilía, el Cardenal Brenes resaltó que se está en los últimos días del año de la Misericordia, que empezó en septiembre del 2015 y concluye el 20 de septiembre.