El gobierno boliviano declaró hoy tres días de duelo nacional por la muerte del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, secuestrado y asesinado por cooperativistas mineros que mantenían bloqueadas varias carreteras del país.

Illanes, de 54 años, fue tomado como rehén en horas de la mañana del jueves por hordas de mineros privados en la localidad de Panduro, a 186 kilómetros de La Paz, mientras intentaba conciliar una propuesta negociadora con los alzados.

Según reportes preliminares, la causa del fallecimiento fue un derrame cerebral y torácico, causados por los golpes recibidos.

De acuerdo con la ministra de Comunicación, Marianela Paco, el cuerpo será velado en el Palacio de Gobierno en las próximas horas.

El presidente Evo Morales expresó su profundo dolor por la muerte de Illanes y aseguró que su asesinato constituye una conspiración política contra su gobierno.

Esperamos que los autores materiales e intelectuales de este hecho respondan ante la justicia. El vicetitular solo fue a tratar de convencerlos de dialogar para resolver el conflicto, no entiendo cómo los hermanos mineros hicieron esto, señaló el mandatario.

Asimismo, afirmó que Bolivia se encuentra ante un complot permanente y subrayó que varios elementos de la oposición de derecha respaldaron las demandas de carácter privatizador de los movilizados.