Muy decidido a realizar cosas positivas en su vida y su carrera deportiva partió éste lunes hacia Cuba el ex pelotero de Grandes Ligas de origen nicaragüense, Everth Cabrera, donde se someterá a un tratamiento de rehabilitación psicosocial para superar su problema de conducta.

“Dios tocó mi corazón y quiero mejorar, quiero ser una persona diferente y colaborar con el deporte nicaragüense”, expresó Cabrera durante una entrevista concedida a Multinoticias, Canal 4 momentos antes de su partida.

El ex jugador de los Padres de San Diego y Los Orioles de Baltimore, afirmó que la familia es muy importante para superar cualquier problema, por ello ha sido fundamental el acercamiento que ha tenido durante los últimos meses con los suyos en su natal Nandaime, en el departamento de Granada, así como el apoyo de los fanáticos.

“La verdad es que era yo (el del problema) porque el cariño de la gente nunca se ha perdido a pesar que en el 2013 tuve una suspensión, que en el 2014 me vi involucrado en cosas de drogas y de la mala conducta que tuve en San Diego, a pesar de eso había mucha gente que me tenía cariño así como otra gente que te encontras en la calle y te dicen cosas ofensivas, apartando lo deportivo”, comentó el pelotero.

Cabrera dijo estar arrepentido de las cosas malas que ha hecho y que de alguna manera han afectado su carrera, sin embargo no puede vivir arrepentido toda la vida, sino ver las cosas con positivismo para poder salir adelante y superar cualquier dificultad.

“Quiero hacer muchas cosas positivas con mi vida y mi carrera deportiva, mis sueños son bastante exagerados en ese sentido y quiero trabajar en función de eso”, declaró al mismo tiempo que entre risas aseguró tener el sueño de acumular un total de 162 juegos.

El nandaimeño desconoce el tiempo que permanecerá en Cuba para cumplir el tratamiento, aunque está claro de querer volver para el próximo invierno y poder jugar nuevamente en las mayores, esperar ser firmado por algún equipo y poder integrarse en el Spring Training.

De momento espera jugar con el Bóer en la Liga Nicaragüense de Beisbol Profesional y demostrar que es una persona luchadora en lo profesional y personal.

“A mi regreso voy a jugar con el Bóer, ya hablé con (Ronald) Tiffer y si quiero jugar con el Bóer, quiero jugar, tengo muchísimo tiempo de no jugar aquí (Nicaragua), me gustaría jugar aunque quizá no todo porque quiero llegar en la mejor condición el año que viene a Spring training”, apuntó.

Por otro lado, Cabrera destacó el respaldo del Gobierno del Comandante Daniel para el deporte y la juventud nicaragüense, sobre todo por la atención que le está brindando al enviarlo a Cuba para poder superar su problema y reintegrarse lo más pronto posible al deporte.

“El apoyo del Gobierno ha sido bastante fuerte y familiar, he sentido ese apoyo bastante familiar de parte del Gobierno hacia mi persona”, expresó.

“Yo he venido viendo desde hace muchos años atrás que el Comandante (Daniel Ortega) está apoyando el deporte, veo el Pomares que ha cogido un nivel más fuerte en la parte joven a como le faltan algunos detalles, ha apoyado a muchísimos atletas y espero que siga siendo así y que los niños sigan viendo eso por mucho tiempo”, agregó.