El Gobierno Sandinista, brindó un informe sobre la evaluación de daños ambientales, a consecuencia del incidente en la planta de la empresa Puma Energy, ubicada en Puerto Sandino, determinando que el mayor impacto se dio en la base donde están ubicados los dos tanques siniestrados y en un radio de 60 metros de distancia.

El informe destaca que el Presidente Daniel Ortega Saavedra, ha orientado a las autoridades del MARENA acercarse a las autoridades de Puma Energy, a fin de establecer un programa de restauración ambiental de todas las áreas que fueron degradas para devolver la calidad original del ecosistema.

El informe fue detallado por el asesor científico del INETER, compañero José Milán; la titular del MARENA Juanita Argeñal y el co-director del SINAPRED doctor Guillermo González.

Milán explicó que el domingo un equipo de 12 compañ[email protected] especialistas del MARENA y otros 4 del INETER, junto al doctor Pedrarias Dávila, decano de la Facultad de Biología de la UNAN-León, se dieron a la tarea de evaluar los impactos ocasionados.

Especificó que los daños se dieron en tres fases o categorías, los severos se registraron dentro del perímetro de la planta y alrededor de un radio de 60 metros.

“La severidad de esos impactos están dados por el grado de daño o de destrucción en el suelo, que es sustento de esos tanques y que llevan toda una serie de infraestructura de carácter impermeable y base con tratamiento, que evidentemente se vio severamente dañada por las altas temperaturas que recibió toda esa superficie de suelo durante el siniestro”, indicó Milán.

También se clasificó el territorio alrededor de la planta, una de ellas recibió impactos moderados (zona color rojo en filmina presentada), valorándose ciertos atributos como el grado de destrucción causado, se valoró la intensidad del impacto y la posibilidad de recuperación, así como otras variables.

“La superficie expuesta de esos impactos moderados fue de 12.6 hectáreas”, detalló el experto.

La zona que recibió impacto muy bajo y detallado con el color amarillo fue de 6 hectáreas, otra zona donde se ubica el estero y la costa, no recibió ningún impacto.

Milán explicó que la zona con impacto moderado, tuvo afectación en su biodiversidad fundamentalmente como consecuencia del derrame de crudo, que de alguna forma llegaron a una parte importante del estero.

Atmósfera con impactos moderados

“La zona de impacto bajos a como se puede apreciar (señala filmina) fueron zonas del estero, que por su posición en niveles y altitud no llegaron a ser dañadas por las aguas oleaginosas que se expandieron como consecuencia del fenómeno y la zona que no recibe impacto, son el resto de las arenas en los esteros y pueden observar indicadores de vida normal sin ningún tipo de afectación, así como la zona costera en la cual se realizó un recorrido de sur a norte de 25 kilómetros y un recorrido mar abierto hasta unas 6 millas, pudiendo comprobar que no tuvo ningún tipo de afectación las aguas costeras, ni otra zonas de los humedales limítrofes”.

El ambientalista confirmó que en la atmósfera cercana al siniestro los impactos fueron moderados, a pesar del volumen de las emisiones que se dieron debido a la quema de este combustible. La carga de gases de invernadero producidos por el siniestro se midió en un total de 161 mil 800 toneladas de dióxido de carbono, que se distribuyen entre metano, dióxido y óxido nitroso.

“Hay que decir que este impacto fue severo, sin embargo por la posición geográfica en que se encontraba la planta y según los registros meteorológicos de la estación situada en Miramar durante los días del siniestro, se registraron vientos durante el día de forma casi continua entre 18 y 20 kilómetros por hora, que permitieron en un 80 % de los casos, la rápida disipación de esos gases de la atmósfera en dirección oeste suroeste, ósea rumbo al mar, solo en un 20 % de los casos las velocidades fueron inferiores, sin embargo en cualquiera de las direcciones de la pluma de contaminación no había centro poblado, ni población expuesta”, dijo Milán.

Medidas inmediatas

Reconoció que inmediatamente originado el siniestro la empresa Puma Energy comenzó una serie de medidas para recolectar la mayor cantidad posible de aguas oleaginosas, así como del propio material del crudo del petróleo, depositándolo en tanques hermetizados.

Al momento de la visita del MARENA y de la Comisión Interinstitucional creada por el Gobierno Sandinista, se recomendaron medidas de mitigación, dirigidas a la organización de los trabajos de recolección del material contaminado para evitar mayor daño al ecosistema. Se orientó colocar algunas barreas de carácter absorbente en ciertas partes del estero.