En conmemoración al XXXVI aniversario de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización, el Ministerio de Educación (MINED) desarrolló en un hotel capitalino el Congreso Nacional de Alfabetización y Post Alfabetización.

El congreso en el que participan 400 protagonistas, entre estos alfabetizados, alfabetizadores y maestros del país, será un espacio para reflexionar sobre la trascendencia e impacto personal, familiar y comunitario que la alfabetización y post alfabetización promueve desde los territorios por orientaciones del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

El Ministro de Educación, Salvador Vanegas, dijo que “es importante señalar el valor humano socialista, solidario, que encarna la práctica que hacemos cuando alfabetizamos; el centro no es la educación, el centro es la persona que teniendo en sus manos la herramienta de la educación, puede liberarse y comenzar a tener rutas de prosperidad”.

“Estamos seguros que hoy en día no basta con seguir alfabetizando y enseñando a leer y escribir al porcentaje de población que todavía nos queda… ese es un primer peldaño, pero lo que realmente hoy en día en este mundo nos hace recorrer rutas de prosperidad, es la pos alfabetización; lo importante es que esa persona cambie su vida y continuar desde el cambio de su vida cambiando Nicaragua, nuestra acción de Amor a Nicaragua hoy en día es alfabetización y post alfabetización”, expresó.

La alfabetización y post alfabetización, es adquirir herramientas que vayan cambiando nuestras vidas, además pensar en la educación integral, que no solo enseñe a leer a escribir, sino que siembra conciencia, valores, certeza en el futuro, que siembra alegría y amor al prójimo.

Máximo Andrade es hermano de Georgino Andrade, un joven que participó en la Cruzada Nacional de Alfabetización y que murió a manos de la genocida guardia somocistas.

“La labor que hicieron los jóvenes que participaron de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización no fue en vano, porque es un trabajo que ha seguido y continuado, como una preocupación del Gobierno Sandinista”, expresó.

Jessica Hunderuk, encarga de la política educativa a nivel nacional, dijo que todos los programas que el MINED impulsa a nivel nacional, también llegan a los privados de libertad.

“Hay que destacar que además del seguimiento de alfabetización, luego se les da seguimiento pos alfabetización y luego se les ubica en los primeros niveles de primaria, para que sigan avanzando sus estudios en secundaria y así puedan avanzar”.

“Al ser alfabetizado, el privado de libertad conoce cuáles son las situaciones legales que ellos están presentando, saben expresarse más, tienen mayor voluntad para seguir estudiando salir adelante”.

En los últimos años se han logrado alfabetizar a más de 1 mil privados y privadas de libertad. A nivel nacional, en 2016 se cuenta con más de 2 mil 700 internos hombres y mujeres que han incursionado sus estudios tanto de alfabetización, primaria y secundaría.

Previo a este encuentro se realizaron congresos municipales de 15 al 19 de agosto, en los 153 municipios del país, con la participación de 7 mil 650 protagonistas entre alfabetizadores, alfabetizados, maestros, quienes compartieron sus saberes y experiencias, lo que permitirá proponer nuevas herramientas para consolidar y avanzar en los aprendizajes de jóvenes y adultos.