La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, lamentó el fallecimiento de Monseñor Benito Pittito La Bella (83 años) Párroco de la Iglesia San Agustín de Managua.

Rosario recordó que Monseñor Pittito fue amigo de su familia. "Tuvimos el honor de contar con Monseñor Pittito en distintos momentos para nosotros como familia, cuando renovamos nuestros votos matrimoniales el Comandante Daniel y yo, también en los bautizos de nuestros hijos, muy cercano a nosotros y muy cercano a las comunidades de muchachos y muchachas, niños y niñas, familias de barrios populares de Managua", expresó.

"Él estaba viviendo en Sabana Grande, ahí se le va a dar cristiana sepultura esta tarde. Anoche fue la vela en San Agustín, (se hará) una misa de cuerpo presente esta tarde, a partir de las dos. Y el entierro, las familias de Sabana Grande pidieron a la Arquidiócesis que les permitiera dar cristiana sepultura ahí en Sabana Grande y el Cardenal Leopoldo Brenes dio respuesta positiva a la comunidad por la que tanto trabajó y luchó monseñor Pittito", comentó la Compañera.

Rosario destacó que Monseñor Pittito trabajó durante 50 años en Nicaragua. Fue nacionalizado en el año 2014 y en ese momento dijo que con mucho orgullo y agradecimiento recibía la ciudadanía nicaragüense haciéndose legalmente parte de nuestro pueblo, "aunque de corazón lo soy desde el mismo momento que me bajé del avión y toque tierra pinolera. Agradezco a la Iglesia, nuestra madre, por la confianza que durante todos estos años de sacerdocio ha depositado en mí".

La Compañera recordó que en ese momento Monseñor Pittito agradeció al Presidente Daniel, sobre todo por la oportunidad de formar parte de esta nación, y pidió a Dios que le bendijera y concediera sabiduría para gobernar al pueblo Dios.

"Que sigan ejerciendo, dijo entonces monseñor Pittito, en 2014, hace dos años, la hermosa labor de servidores del pueblo nicaragüense para cumplir el mandato de Nuestro Señor que dijo: el que quiera ser primero que se haga el ultimo servidor de todos", recordó Rosario.

Finalmente la Compañera destacó el gran aprecio que el pueblo nicaragüense le tuvo a Monseñor Pitttito.

"Que descanse en paz, que el Señor lo tenga en su santa gloria. Benito Pittito, trabajó con nosotros, nuestro pueblo, nuestra gran familia nicaragüense, por el bien común. Dio su vida 50 años en Nicaragua, dio su vida por el bienestar, sobre todo por la tranquilidad espiritual del pueblo nicaragüense", concluyó la Compañera.