"No le hemos dejado la batalla a la improvisación, sino que desde enero se comenzó un plan sistemáticamente organizado para conseguir una victoria superior a los 10 millones de votos", aseveró Bernal entrevistado en Entre periodistas, programa transmitido por Televen.

El parlamentario destacó la planificación y rigurosidad con que el PSUV desplegó la campaña electoral que cierra el venidero jueves.

"Tuvimos una primera etapa, de enero a abril, de despliegue social y una segunda etapa de despliegue político. Hasta el momento el PSUV ha visitado casa por casa y ha registrado a ocho millones de personas", aseguró.

Bernal manifestó su confianza en el triunfo del Jefe de Estado en las elecciones, a tono con "con lo que está en la calle, lo que dicen las encuestadoras, incluso internacionales, y la euforia popular", acotó.

El diputado del PSUV resaltó que el 7 de octubre "se juega el regreso al pasado o la continuación de un estado de bienestar".

A su juicio, el programa de Chávez es garantía de independencia, de continuidad del proceso de emancipación, de la inclusión de los tradicionalmente excluidos y del desarrollo de la nación suramericana.

En tanto, contrastó, el plan del candidato de la ultraderecha venezolana, Henrique Capriles Radonski, es el retorno al neoliberalismo que dos décadas atrás sembró el hambre, la miseria y la exclusión social en el país.