La cuna del Folklore nicaragüense, Masaya, celebró el Día Mundial del Folklore con una serie de actividades culturales en las que se destacó la importancia de mantener vivas las tradiciones orales, artísticas y propias de nuestro país, las que hacen de Nicaragua un pueblo único y auténtico.

“Hoy celebramos el Día Mundial del Folklore y como pueblo de Masaya estamos reafirmando nuestro acervo cultural el cual ha venido siendo promovido por nuestro gobierno a través del impulso de las tradiciones y la creación de espacios para su debido desarrollo. Masaya es un pueblo que siempre muestra su cultura, la marimba, el huipil y los diferentes bailes que son parte representativa nuestra” destacó Rafael Contreras, Departamento de Cultura, Alcaldía de Masaya.

Durante el encuentro realizado en la Escuela Folklórica de Masaya Trinidad Dávila y donde se realizó la presentación de diversos bailes, el folklorista Jairo Bolaños señaló que es responsabilidad de todos mantener vivas las tradiciones y la autenticidad de las mismas, lo cual garantizará que nuestro país no pierda los rasgos ancestrales.

“Toda Nicaragua está llena de cultura y folklore, en cada departamento existe un gran potencial folklórico e identidad, la cual debe preservarse y es por ello que debemos ser promotores de esos rasgos sin perder la originalidad. Muchos de nuestros bailes representan la cotidianidad de las comunidades y ser interpretes de ellos nos debe llenar de orgullo porque somos pueblos luchadores, amantes de nuestras raíces” manifestó Jairo Bolaños, folklorista.

Gracias al impulso y apoyo del Gobierno Sandinista, la cultura nacional ha logrado resurgir del seno de las familias en la niñez y juventud, la que cada día se siente orgullosa de ser hijos de una tierra hermosa, colorida, alegre pero sobre todo de ser una patria en la que reinan la tradición.

“Me siento orgullosa de ser Masaya y ser nicaragüense y seguir cultivando nuestra cultura y tradición. Es importante que la juventud nos apoderemos de los elementos que nos identifican y que nos hacen únicos porque somos los herederos de nuestras tradiciones las que hoy tenemos gracias ancestros abuelos y padres” finalizó Elieth Centeno, India Bonita de Monimbó.