Autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) dieron a conocer el informe de las incidencias del clima en las últimas horas y la actividad sísmica en el país.

El Director de Meteorología, Marcio Baca, explicó que la lluvia que cayó ayer domingo fue ocasionada por la presencia de una vaguada en el territorio, que dejó abundante lluvia sobre todo en el Caribe sur y las zonas centrales.

“Hubo un reporte de lluvia bastante abundante por el orden de los 50, 40 y 70 milímetros de lluvia en aproximadamente 12 horas, una lluvia bastante importante en términos del tiempo en que cayó”.

Entrada de onda tropical No. 22

Este lunes a lo largo del día atravesará todo el territorio nacional dejándonos lluvias dispersas y con mayor fuerza en el norte nicaragüense.

“En este momento está aproximándose a la región del Caribe nicaragüense y tenemos reportes que ha ocasionado algunas lluvias en la zona, esta onda tropical va incursionar a lo largo de todo el día, esta onda tropical seguramente a lo largo de la noche estará abandonando el territorio dejándonos lluvias dispersas con mayor énfasis en la zona montañosa, zona centrales y Caribe nicaragüense”, aseguró Baca.

Sobre las temperaturas indicó que estarán por el orden de los 34 a 35 grados en el occidente y en Managua, en el pacifico sur, norte, Caribe y centro estarán por el orden de los 30 y 31 grados.

Mares en relativa calma con olas de 1 y 1.5 metros de altura.

Sismos de poca magnitud

Por su parte, el asesor científico del INETER, Wilfried Strauch, expuso que el fin de semana hubo sismos pequeños en el océano pacífico frente a Masachapa, la Boquita y Poneloya, con magnitudes entre 2.6 y 2.0.

“Estos sismos tienen que ver con el choque de las placas, por otro lado continua la actividad sísmica cerca del puerto Morazán, por fallas locales de esta zona, réplicas todavía del terremoto de magnitud 6.3”.

Estos sismos de 2.0 y 2.5 no han sido percibidos por la población.

“Continúa con baja actividad el enjambre sísmico cerca del Sauce, ya casi tenemos un año de esta actividad, hubo dos sismos uno de 3.2 y 2.4, entonces podemos decir que es una actividad sísmica muy baja en el océano pacífico y también en tierra en las fallas locales", finalizó el especialista.