Recordando la intercesión divina de Nuestra Señora de la Asunción para proteger al pueblo de Masaya de la inclemencia del volcán, que amenazaba la ciudad tras una erupción en marzo de 1772, los fieles devotos acompañaron este domingo el recorrido de la imagen por las principales calles de la comunidad indígena de Monimbó.

Nuestra Señora de la Asunción

Según los fieles, luego de haberlos salvado de esa erupción nació su especial veneración hacia la Virgen, la que representa a una madre protectora que por siglos los ha mantenido bajo buen resguardo y a quien han nombrado como su patrona titular.

Nuestra Señora de la Asunción

“Estas fiestas en Monimbó tienen más de 100 años, porque es 1772 el día 16 de marzo la imagen (de la Asunción de María) fue llevada hasta el volcán Masaya por el Padre Pedro Castillo y muchos devotos, pidiéndole la protección y que salvara Masaya, el milagro se realizó, la lava del volcán se desvió hacia otro lado y desde ese tiempo se le agradece a la Virgen por haber protegido a nuestra ciudad”, expresó Luis Uceda Mena, presidente de la Congregación Mariana de Monimbó.

Nuestra Señora de la Asunción

José Flores Pavón aseguró ser fiel devoto acompañándola y sirviéndole en su recorrido por más de once años, pidiéndole siempre la protección de la ciudad de Masaya tal como lo ha hecho hasta el momento.

Nuestra Señora de la Asunción

“Participamos en la procesión de nuestra Madre Santísima, ya que es nuestra patrona titular de nosotros los masayas, principalmente de los monimboceños que la celebramos con fervor y devoción”, dijo Belkis Munguía, Reina del Folclor de las Fiestas en honor a Nuestra Señora de la Asunción.

Nuestra Señora de la Asunción

Carmen Sandigo afirmó que al participar de estas fiestas en honor a su patrona lo hace con mucho fervor y devoción, contribuyendo también como una de las pocas mujeres cargadoras de la imagen.

Nuestra Señora de la Asunción

“Este día celebramos a nuestra patrona, la Virgen de La Asunción y le agradecemos por habernos protegido, por cubrirnos con su manto y estar siempre a nuestro”, dijo Maritza Martínez.