Las familias de Puerto Sandino despertaron más tranquilas este sábado. Quienes se habían auto-evacuado días atrás regresaron confiadas a sus casa.

Las actividades cotidianas, que se realizaban ya con relativa normalidad, hoy fueron retomadas.

Los comercios atendieron cómo de costumbre desde muy temprano. Las calles se vieron llenas de gente que paseaban bajo el cielo despejado, sin que el humo negro tiñera el horizonte de manera intensa como ayer.

Para los porteños las medidas preventivas que las autoridades de Gobierno desarrollaron desde el primer momento, fueron vitales para desarrollar con calma las labores de control de la emergencia.

"Todo, todo está bien. Qué bueno que hubieran tomado las medidas (de prevención) porque si no se hubiera avanzado más", sostuvo Leonel Gallo tras el mostrador de si pulpería, dónde recibía una orden de productos cárnicos que serán distribuidos en su comercio durante la semana.

Cuadras adelante, en dirección al puerto se parqueaba la camioneta de don Salvador Real.

Las Pick Up de una sola cabina, todavía cargaba en su tina colchones, sillas plásticas y otros artículos que usaron en su finca situada a 8 kilómetros de la ciudad, donde se refugiaron mientras escuchaban las recomendaciones emitidas a través de los medios del Poder de la Familia y Comunidad.

"Nosotros estamos agradecidos del Gobierno porque nos ha ayudado a prevenir los peligros. Nos ha servido de mucho y aquí estamos. Y vamos a seguir adelante mientras esté Daniel OrtegaRosario Murillo", dijo el hombre de aspecto aliviado.

El estruendo que sorprendió el pasado miércoles a los habitantes de esta pequeña localidad costera perteneciente a Nagarote, municipio de León, resultó ser la fuga en llamaradas del tanque número uno de la planta de almacenamiento de Puma Energy.

Inmediatamente, el personal de las empresas e instituciones de gobierno se organizaron para atender la emergencia y la seguridad de las familias locales.

Para la tarde de jueves, exactamente a las 6:21 pm, tomaba fuego el tanque número dos incendiando el panorama que ya pintaba la noche en el pueblo.

El Gobierno Sandinista atendió la emergencia haciendo las respectivas coordinaciones con los representantes de Puma Energy que resultaron el el trazado de las lineas de acción que acabarían definitivamente cualquier rastro del fuego para este sábado.