El Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC) reconoció hoy públicamente que cuatro de sus nadadores se inventaron un supuesto asalto en Río de Janeiro y pidió disculpas a la organización de los Juegos y a Brasil por su comportamiento.

"El comportamiento de estos deportistas no es aceptable y tampoco representa los valores del equipo de Estados Unidos ni la conducta de la mayoría de sus integrantes", afirmó el USOC en un comunicado, en el que advirtió de que estudiará "potenciales consecuencias" para los nadadores una vez terminen los Juegos.

Además, el USOC pidió "disculpas" a "los anfitriones de Río y al pueblo de Brasil".

De este modo, el USOC dio por buena la investigación de las autoridades brasileñas sobre el incidente que concluyó hoy con la imputación de los nadadores James Feigen y Ryan Lochte por falsa comunicación de un delito.

A los otros nadadores involucrados en el incidente, Gunnar Bentz y Jack Conger, que este miércoles pudieron regresar a su país después de que la Policía brasileña les impidiera con anterioridad abordar un avión de regreso a Estados Unidos, no les imputaron cargos.