Desde la Finca el Plantel, donde opera el Centro de Investigación, Producción y Experimentación de Enseñanza Agropecuaria (Cipea) en el kilómetro 30 carretera Tipitapa-Masaya, se llevó a cabo la inauguración del vivero de plantas sanas de cítricos que podrán ser exportadas a Centroamérica libre de HLD.

Esta iniciativa nace ante la necesidad de detener la enfermedad de Huanglongbing (HLB), siendo una seria amenaza para industria cítrica en el país.

El programa lo desarrollan con el acompañamiento técnico del Ipsa y el financiamiento de China-Taiwán, con una inversión de 4 millones de dólares.

El vivero tiene una capacidad inicial de 5 mil plantas de cítricos. Nicaragua es el primer país de la región que logra la certificación del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) para producir y vender plantas sanas.

El objetivo es proteger la sanidad agropecuaria en el país y garantizar la exportación de cítricos de la mejor calidad.

Efrain Medina Guerra, Director Ejecutivo de Oirsa, explicó que “China Taiwán es un país que ha desarrollado a través del tiempo un conocimiento muy importante, por más de 60 años de convivencia con esta enfermedad tienen niveles altos de producción".

“Es posible el control y la producción de cítricos aun con la enfermedad en el medio ambiente, pero requiere esfuerzos, en Nicaragua se han capacitado más de 600 agricultores y el próximo año se espera capacitar en el manejo integrado a unos 500 productores y técnicos del Ministerio de Agricultura”.

“Estamos ya en la etapa final de la negociación de una segunda fase para este proyecto regional del HLD para iniciar el próximo año, la segunda fase está orientada al trabajo de campo para llegar con los productores”, indicó Medina.

Por su parte, el ingeniero Telémaco Talavera, presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), resaltó que este proyecto ayudará a proteger la salud.

“Desde el punto de vista de la salud es un gran esfuerzo, y todas las condiciones por su efecto económico, social y ambiental, una satisfacción de tener un buen jugo, que tenga un alto contenido de antioxidantes que ayudan a combatir aquellos radicales libres”.

“Si nosotros no tomamos en cuenta situaciones como éstas, podemos poner en riesgo la producción nacional y regional y eso tiene efectos en la parte económica, productiva y si consumimos menos cítricos podemos tener problemas en la salud, entonces este invernadero que va a producir plantas inicialmente para Nicaragua se proyecta producirá plantas sanas para los países vecinos y otra vez tendremos efectos positivos en la economía”, concluyó Telémaco.