En el marco de la Campaña de la Buena Esperanza y el Buen Corazón, este 17 de Agosto, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, presidido por el Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo, a través de la Embajada de Nicaragua en Francia, conmemoraron el Centenario del paso a la Inmortalidad del Príncipe de las letras Castellanas, Rubén Darío, realizando una ceremonia de entrega de ofrenda floral al Padre del Modernismo, en el busto del Poeta, localizado en la Plaza de la América Latina, en el distrito 17 de París.

La Ceremonia contó con unas palabras de bienvenida y memoria a Darío, de parte de la Embajadora Ruth Tapia Roa, quien agradeció la asistencia de miembros del cuerpo diplomático acreditado en Francia y ante la UNESCO, miembros de la solidaridad con Nicaragua, así como la comunidad nicaragüense que radica en París.

Igualmente en su mensaje de conmemoración, la Embajadora Tapia Roa, compartió anécdotas y curiosidades del “Cisne” durante su estadía y vida en la ciudad de París, donde el poeta vivió entre los años 1900 y 1914 y citando a Jorge Harmodio, autor de la Ruta Cervantes dedicada a Darío “fue un hombre que con un racimo de versos revolucionó métrica y lírica en su lengua, sacando a la poesía hispanoamericana de la larga resaca del Siglo de Oro. Y tanto en sus esplendores como en sus miserias, París fue el foco de la balzaciana parábola que trazó su vida”.

Dicha ceremonia se desarrolló en un ambiente fraterno, solidario y lleno de Amor a Nicaragua contando con declamaciones de poemas como “Del trópico” y “A Roosevelt”, y conmemorando el trabajo literario y la historia escrita por el mismo Darío, uno de los más importantes e inmortales héroes, Orgullo de nuestro país.