En el barrio San Ignacio, en el Distrito II de Managua, las familias se sumaron a la intensa jornada de fumigación que desarrolla el Ministerio de Salud, porque están convencidas que solo sumando esfuerzo con las autoridades de salud es que se puede ganar la batalla contra el mosquito transmisor del zika, dengue y chikungunya.

La doctora Zoila Canales, directora del Centro de Salud Altagracia, señaló que en ese barrio se fumigaron 100 viviendas e hizo el llamado a la población para que las familias dejen entrar a los brigadistas para que eliminen al zancudo adulto.

Explicó que con la fumigación se elimina al 70% de los mosquitos que andan volando, y por tal razón invitó a las familias a identificar y eliminar los criaderos del zancudo.

"Todo lo que hagamos ayuda, por eso tenemos que involucrarnos todos en esta lucha, porque nosotros andamos fumigando y matamos al adulto, pero en los hogares tenemos siempre que estar eliminando los criaderos", dijo Canales.

María Antonia Zamora, pobladora del barrio San Ignacio, explicó que la jornada es importante pero también es responsabilidad de las familias mantener la limpieza y dejar entrar a los brigadistas para que fumiguen y abaticen.

Rosa Rugama, una ancianita que habita sola, dijo que la jornada es muy buena porque disminuye considerablemente los zancudos.

"Todo el tiempo ellos vienen a fumigar, y además aquí mantenemos limpio, lavo los barriles, les ponemos el abate y limpiamos bien todo, aquí no tengo nada donde pueda haber criaderos de zancudos", indicó doña Rosa.

Marta Martínez, comentó que es buena la fumigación porque en el barrio habían demasiado zancudos. Además mencionó que en su casa se mantiene limpia, y cada vez que pasa el tren de aseo se saca la b asura y los calaches para que no acumulen agua donde se puedan criar los zancudos.