Las brigadas de emergencia continúan hoy las labores de extinción de unos siete incendios forestales declarados en Galicia, en el noroeste de España, donde la semana pasada ardieron casi seis mil hectáreas, según fuentes oficiales.

La Consejería del Medio Rural de esa comunidad autónoma informó este lunes que se mantienen tres fuegos activos y otros cuatro controlados, los cuales afectan a unas tres mil 700 hectáreas de superficie en las provincias de Orense, Pontevedra y La Coruña.

En los últimos 10 días, los incendios se multiplicaron de manera preocupante en Galicia, región sobre la costa Atlántica, lo que llevó a las autoridades a sospechar que pudieron ser provocados.

Empresarios del sector de la madera condenaron las quemas forestales, que destruyen las montañas de la región considerada gran reserva forestal de este país y "pulmón de la Península Ibérica", indicaron en un comunicado.

La Confederación Gallega de Empresarios de la Madera demandó tolerancia cero con los "incendiarios", para quienes reclamó penas ejemplarizantes.

Además, la Asociación Animalista Libera solicitó la creación de un protocolo para proteger la fauna silvestre, después que en 2006 decenas de caballos murieran por el fuego al no poder escapar por estar inmovilizados.

En lo que va de 2016, España sufrió un millar de incendios con cerca de 26 mil hectáreas calcinadas, incluyendo las 10 mil que ardieron desde comienzos de mes en Galicia y la isla de La Palma, en el archipiélago de Canarias.