El pueblo mariano de León se reunió en la Catedral de León para iniciar la Gritería de Penitencia o Gritería Chiquita, que se realiza cada 14 de agosto en honor a la Asunción de María.

A las 6 en punto el Obispo de León,  Monseñor Bosco Vivas Robelo, dio el tradicional grito de “¿Quién causa tanta alegría?” y el pueblo se encendió con fervor en honor a la Santísima Virgen María.

Gritería Chiquita en León

Esta Gritería de Penitencia inició en 1947 tras una promesa del pueblo de León hecha a la Madre de Dios.

Antes del grito, el Obispo de León recordó que "hace 69 años mi antecesor, Monseñor Isidro Augusto Oviedo y Reyes, juntamente con todo el pueblo católico de Occidente, y de León particularmente, hizo un voto a la Santísima Virgen ya que en aquel momento León se encontraba amenazado por las cenizas, la erupción, la violencia del Cerro Negro".

Gritería Chiquita en León

"En aquella circunstancias el Obispo y su pueblo volvieron la mirada hacia Dios y encomendaron a la Virgen Santísima esta Diócesis, esta ciudad y esta región", añadió Vivas.

"El Milagro se realizó, la Virgen manifestó su amor por nosotros. Quedamos los leoneses especialmente comprometidos en cumplirle a la Virgen está Gritería de Penitencia, que ha llegado a ser de alegre penitencia, que ha llegado a ser parte de nuestra identidad y que yo confío en Dios y en su Madre Santísima que seguiremos cumpliendo este voto para que esa protección de la Madre de Dios a León no falte nunca", indicó el Obispo.

Gritería Chiquita en León

"Queridos hermanos todos, agradecidos a Dios por sus dones encomendamos hoy León, Nicaragua entera, a la Virgen Santísima su corazón purísimo para que ella nos preserve de todos los peligros, de todas aquellas amenazas que puedan venir sobre nosotros de tal manera que se demuestra una vez más el poder maternal de la Virgen vencedora del fiero dragón, y que se manifieste que nos ama tanto, pero nosotros también comprometámonos a no dejar jamás este amor a ella, a irlo acrecentando cada día más", expresó.

En las afueras de la Catedral se quemó pólvora y toros encohetados, bailaron gigantonas y las familias comenzaron el recorrido por los altares que se instalaron en honor a la Virgen de la Asunción en cada hogar católico y mariano de la ciudad.

Gritería Chiquita en León

El Alcalde de León, Róger Gurdián, expresó que cada año está celebración es más grande en fe, devoción y participación de la población.

"Las familias y comunidades de León estamos celebrando con mucha devoción y fe estos 69 años de tradición. Nos preparamos al próximo año al 70 aniversario de una tradición que tiene un arraigo de fe y cultura", dijo el edil.

Gritería Chiquita en León

En las calles la población de León y de otros departamentos del país que llegan a la ciudad a celebrar la Gritería señalaron que este año la tradición se está viviendo con mucha alegría.

"Soy matagalpino y vengo a León con mi familia todos los años a esta Gritería. Le pedimos a la Virgen que siempre nos dé salud, sabiduría, entendimiento para vivir una vida mejor en nuestra Nicaragua. Esto está tremendo, alegrísimo. Dios siempre está bendiciendo a León y a Nicaragua", expresó José Benito Solís.

Gritería Chiquita en León

Rosa Argentina Solís, procedente de Ciudad Darío, dijo que todos los años viene a celebrar a la Virgen María a León, movida por la devoción y fe en la Madre de Dios. "A la Virgen le pedimos la salud y la conversión de todas las familias", señaló Solís.

Mariano Alonso preparó su guitarra para salir con sus amigos a cantarle a la Virgen. "Tenemos días de estarnos preparando para darle gracias a nuestra Madre por todas las bendiciones recibidas. Cada año venimos a cantarle a María en grupo", dijo Alonso.

Gritería Chiquita en León

Como es costumbre en cada casa donde se arreglaron altares las familias repartieron golosinas, comidas, utensilios de cocina y otros artículos que suelen ocuparse en el hogar.

Fotos: César Pérez (CCC)

Gritería Chiquita en León

Gritería Chiquita en León

Gritería Chiquita en León

Gritería Chiquita en León

Gritería Chiquita en León