Entre las atracciones que más gustan a los niños y jóvenes está el canopy, la visita guiada por el avión  y el show del payaso Pipo.  

Provenientes de todos los distritos de la capital, las familias se disponen cada sábado y domingo a disfrutar una tarde sana, sin alcohol y sin vicios.

Adultos, jóvenes y niños se contagian de alegría al observar el bullicio que se aglomera alrededor de los juegos.

Hay diversión para todos los gustos, explicó Johanna Picado, al señalar que nadie se queda sentado en una plaza donde hay mucho por descubrir.

Mientras esperaba su turno para subir al avión, Ruth Fajardo, comentó que nunca antes había tenido la oportunidad de subirse a uno de verdad.

“Es la primera vez que lo voy a hacer. Por dentro solo los he visto en las películas, pero quiero montarme y ver como es, y también que mis niños conozcan como es”, explicó Ruth, quien aseguró que para los niños es una bonita experiencia y les despierta la imaginación.

Otro de las atracciones que causa revuelo es el canopy instalado en el centro de la plaza. Aquí se aventuran los que tienen nervios de acero, comenta uno de los jóvenes que resguardan la seguridad de los visitantes.

María Isabel Pérez, una joven de 23 años, comentó que al subir al canopy le dio un poco de temor, sin embargo relata que al final la experiencia le gustó mucho.

“Está muy bien este canopy porque los jóvenes así se distraen un poco, es magnífico. Es primera vez que me subo, me dio miedo pero me gustó”, aseguró la joven.

En otro de los ambientes de diversión que se sitúan en la Plaza la Fe,  centenares de niños y adultos ríen y gozan de las locuras del Payaso Pipo y sus amigos.

Doña Jacqueline López, llegó con sus dos pequeñas a disfrutar el show de Pipo. Al respecto dijo que se siente tranquila porque sus niñas están gozando sanamente.

“Esto se lo debemos agradecer al Presidente Daniel y a la Compañera Rosario, porque están haciendo todo lo posible para que nuestros niños se diviertan sanamente”, indicó López.