Desde la época colonial al Volcán Masaya le han llamado “La Boca del Infierno”, y nada más subir a su cima uno se da cuenta del por qué: en las profundidades de su cráter brilla y ruge estruendosamente un enorme lago de lava. Para los supersticiosos sigue siendo una de las bocas del infierno, pero para el resto de personas es un espectáculo natural que en pocos lugares del mundo puede ser observado.

Si bien durante décadas el volcán ha representado uno de los principales atractivos turísticos de Nicaragua, no fue hasta finales del 2015 cuando al intensificarse su actividad y ensancharse el lago incandescente empezó a llamar más la atención. La fiebre por visitar esta maravilla natural ha llegado a tal punto que hoy son enormes filas de vehículos los que diariamente se estacionan en la entrada a este parque nacional esperando turno para ingresar.

Turismo en el Volcán Masaya está en pleno apogeo

Milena Cruz Rosales, guía turística del Volcán Masaya, explica que el parque está abierto al público desde las 9:00 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde; y luego desde las 5:30 hasta las 8:00 de la noche (el ingreso se cierra a las 7:00pm).

Durante el día el visitante nacional paga 30 córdobas por ingresar, mientras que los de otras nacionalidades deben pagar 100 córdobas. La estadía es de 5 minutos.

Turismo en el Volcán Masaya está en pleno apogeo

En el caso de las visitas nocturnas, el ingreso es de 10 dólares tanto para nacionales como para extranjeros. La estadía se extiende hasta los 15 minutos.

Cruz afirma que a diario entran entre 700 y 800 personas, siendo las visitas nocturnas las más apreciadas por los turistas. Hay días que incluso se logra rebasar las 1 mil personas ingresando al volcán.

Turismo en el Volcán Masaya está en pleno apogeo

Algo que es necesario destacar es que al haber en el mundo solo 8 volcanes con lagos de lava, y que de estos solo el Masaya es de fácil acceso, muchos extranjeros (estadounidenses, latinoamericanos y europeos, principalmente) aprovechan su estadía en Nicaragua para apreciar esta maravilla de la naturaleza.

“En Venezuela no contamos con volcanes, mucho menos volcanes activos, y es muy interesante apreciarlo visualmente, escuchar sus sonidos, oler la mezcla de gases”, destacó José Gómez, turista venezolano, durante una visita que realizó al volcán Masaya junto a un grupo de compatriotas.

Turismo en el Volcán Masaya está en pleno apogeo

“Hay muchos volcanes en el mundo, pero no tienen la facilidad de acceso ni la capacidad logística y turística para visitarlos”, apuntó Gómez.

La mexicana Enedina Guardiola dijo que ella y un grupo de amigas se marchan del país contentas de haber tenido la oportunidad de ver este imponente espectáculo.

Turismo en el Volcán Masaya está en pleno apogeo

“Muy bonito. Nunca había visto esto, es una belleza. Vamos encantadas”, indicó.

Oro Travel, es una tour operadora, que tiene años llevando turistas a la cordillera volcánica de Nicaragua. De acuerdo a Horacio Román, los volcanes predilectos de quienes llegan a Nicaragua son el Cerro Negro, el San Cristóbal, el Telica, el Mombacho y el Volcán Masaya.

Turismo en el Volcán Masaya está en pleno apogeo

Román explica que con el incremento en la actividad del lago de lava los turistas se sienten más atraídos y por tanto solicitan el tour por el Masaya.

“Por ejemplo el grupo (unos vulcanólogos franceses) que ando ahorita han venido tres veces (dos por la noche y una por la tarde)”, manifiesta.

Turismo en el Volcán Masaya está en pleno apogeo

“Ellos me comunican que quieren volver a venir, no solamente por hoy. Van a volver a venir a Nicaragua porque tienen muchas cosas que conocer aquí”, refiere.

Al llegar al parque los guías orientan a los turistas una serie de medidas de seguridad de obligatorio cumplimiento. En el caso de los conductores se les solicita estacionar los vehículos en dirección de salida y así evacuar inmediatamente en caso de que se presenta una situación de emergencia en el volcán.