Al ritmo de música norteña y presentaciones artísticas, las familias llegan desde los diferentes puntos de la capital para abastecerse de productos frescos para la alimentación, artesanías, ropa, calzado y regalos para sus parientes.

Por otro lado los pequeños y medianos empresarios que participan señalan que la feria es el lugar ideal para hacer negocios.

Así lo expresó María Auxiliadora Membreño, quien junto a su grupo de mujeres elabora bisutería y bolsos para damas.

Membreño comentó que en la feria están ofreciendo lo mejor de sus creaciones a precios solidarios. Dijo que las ventas han sido buenas, pero que lo mejor son los contactos que han hecho con clientes que se mostraron interesados en adquirir su mercadería.

“Me gusta la feria porque así nos dan oportunidad para ofertar los productos que elaboramos nosotros; he hecho bastantes contactos aquí y en todos los departamentos que nos invitan”, explicó Membreño.

Esmilta Zeledón, de la cooperativa Comanor, llegó con la expectativa de establecer contactos con empresas para comercializar jugos, postres y yogures elaborados a base de maracuyá.

“Me parece una excelente promoción que  está haciendo el gobierno, porque así nosotros podemos ofertar nuestros productos, es una buena oportunidad que nos dan”, comentó Zeledón y agregó que ya ha realizado contacto con representantes de Maxi Palí para comercializar jaleas de maracuyá.

Yorleni García, otra de las microempresarias que participó en la feria de la economía familiar, dijo que las ventas han estado buenas y al igual que sus demás compañeras aseguró que la iniciativa es importante para establecer contactos con futuros clientes. García ofrece tarjetas, cuadernos y sobre elaborados en base a papel reciclado.

“Nosotras estamos organizadas en San Ramón, Matagalpa, es una experiencia bonita estar aquí, el gobierno nos está ayudando mucho para darnos a conocer a nivel nacional”, señaló.

Explicó que con su grupo de mujeres han preparado volantes y Broshure para dar a conocer su trabajo y para que las personas interesadas se contacten de forma directa con ellas.

Por la tarde los niños que acompañaban a las familias que visitaron la feria fueron invitados a romper varias piñatas repletas de sorpresas.

“Venir aquí es como ir a un parque, querés ver de todo, querés probar de todo y comprar de todo”, aseguró Lucia Zavala, quien junto a su esposo e hijos realizaba compras de frutas y verduras.

“Ahora que las ferias se realizan todos los fines de semana, siempre vengo y siempre me llevo algo a la casa, porque si hay algo bueno aquí son los precios, todo es barato”, aseguró Zavala.