Durante el segundo día del juicio contra el doctor David Páramo, acusado de homicidio imprudente por la muerte de su paciente Lizandra Jarquín, el auditor médico Carlos José Jácamo, afirmó que se encontraron muchas irregularidades en el expediente clínico de la operación de liposucción y aumento de glúteos, practicada a la joven.

Jácamo coordinó la comisión investigadora por parte del MINSA, que además estaba integrada por otros especialistas de la materia, incluyendo al doctor Alberto Moreno, subdirector del hospital Lenín Fonseca y uno de los cirujanos plásticos más destacados del país

El juicio es llevado por la Jueza Sexto Penal de los Juzgados de Managua, María Ivette Pineda, y comparecieron un total de 10 testigos solicitados por la Fiscal Kenia Jirón. Entre estos el técnico quirúrgico Fabio Centeno que labora en el hospital Salud Integral, entidad que alquilo el quirófano para que Paramo realizase la operación a Lizandra.

También declararon en calidad de testigos los oficiales de la Policía Nacional Giovanni Segura que recibió la denuncia de homicidio imprudente y de la oficial de Auxilio Judicial Lizzana Dávila

Durante el juicio estuvieron presentes la señora Sandra González, madre de Lizandra y Léster Rodríguez, esposo y ahora viudo, quien al llegar el momento de la testifical del doctor Alberto Moreno, solicitó a través de la fiscal Jirón, la retirada de los periodistas y cámaras, porque se iban a presentar imágenes del cuerpo de la víctima.

Centeno, que asistió al doctor Páramo con el instrumental médico utilizado en la operación, relató que tras concluir la operación y al trasladar a la víctima a la camilla de recuperación, ésta comenzó toser y le inició un primer paro cardiaco, por lo que la reanimaron y trasladaron a la sala de cuidados intensivos, donde minutos después la joven falleció, tras varios infartos.

Confirmó que durante la operación se sacaron 8.2 litros de liquido graso y se metieron 7 litros.

Jácamo relató que en la auditoría practicada al expediente clínico, se encuentra que la hoja de consentimiento informado, no se le informa a Lizandra que sería sometida a una cirugía de megaliposucción y mucho menos de los riesgos.

“Se determinó que hubo un incumplimiento de la normativa 004 del manejo del expediente clínico, hay un estado del incumplimiento de la normativa, por ejemplo no hay lista de problemas, no hay registro de signos vitales, hoja de registro de anestesia incompleta. Se encontró que hubo irregularidades, no cumplimiento de la normativa 004 del manejo del expediente clínico”, señaló Jácamo.

Añadió que la auditoria, también encontró una serie de irregularidades o manejo inadecuado, en el llenado de la hoja de consentimiento informado.

Lizandra no estaba apta para la cirugía

“No se describe las complicaciones y riesgos para este tipo de cirugías, también el comité encontró que de forma irregular se programó esta cirugía como una cirugía de carácter ambulatoria, por el tiempo transcurrido del acto quirúrgico no se corresponde a una cirugía ambulatoria. En cuanto a la evaluación pre anestésica también se describe, que esta evaluación fue una hora antes del procedimiento cuando se recomienda 48 horas antes para poder orientar a la paciente, una hora antes es un tiempo muy corto para realizar esta evaluación”, indicó.

También la auditoria, establece que hubo irregularidades en cuanto al manejo de los formatos establecidos y de la vigilancia aerodinámica de la paciente, así mismo describe un manejo inadecuado del acto quirúrgico, ya que el procedimiento se describe como una megaliposucción y “la paciente no era apta a este tipo de procedimientos”.

“Está escrito en el informe de la auditoria, que hay responsabilidad administrativa, faltas muy graves por lo inadecuado del manejo”, declaró Jácamo cuando le preguntaron si la comisión investigadora del MINSA encontró responsabilidad contra el doctor Páramo.

Finalmente la auditoria reseña que en cuanto al manejo de medicina interna y cuidados intensivos, cuando Lizandra presentó los paro respiratorios, se tomaron las debidas medidas para intentar revertir su muerte.

Durante este segundo día de juicio declararon un total de 10 testigos, en el primer día (fue el lunes 8 de agosto) testificaron 9. Se espera que durante este miércoles la fiscalía evacue todas sus pruebas propuestas en las primeras audiencias.

La abogada defensora Karina Duarte durante su interrogatorio a Jácamo, quiso desvirtuar la auditoria, sin embargo cada pregunta era respondida con mucha seguridad por parte del auditor.

Igual Jácamo le señaló que otras respuestas debía dárselas el especialista en cirugía plástica Alberto Moreno.

Finalmente Jácamo ratificó que la comisión Ad hoc que realizó la auditoria médica, estuvo conformada por los mejores especialistas con muchos años de experiencia.

Duarte intentó poner como testigos a médicos extranjeros para defender a Páramo, sin embargo fue rechazado por la judicial Pineda.

Lizandra falleció el viernes 17 de junio, minutos después de haber concluido la operación de liposucción realizada por el doctor David Páramo.

Este juicio continuará el viernes a partir de las una de la tarde, determinó la jueza Pineda, luego que dos testigos propuestos por la defensa no se presentaron.