Santo Domingo de Guzmán, patrono de los Managua se está despidiendo este miércoles 10 de agosto de la iglesia que lleva su nombre en la vieja Managua, acompañado de miles de devotos y promesantes que se están dirigiendo hacia Las Sierritas donde será colocado en su trono para permanecer un año más.

Durante el peregrinar de 10 días, centenares de devotos y tradicionalistas pagaron sus promesas en su mayoría favores de sanación al Santo milagroso.

Vestidos como indios, pintados sus cuerpos de rojo, cubiertos de aceite negro y ataviados con trajes folklóricos, los promesantes despidieron a la diminuta imagen, que al salir de la iglesia tras una solemne eucaristía ha sido montada al barco.

La Alcaldesa de Managua y Mayordoma de las Fiestas, Daysi Torres, dijo que la población le va bailando a Santo Domingo de Guzmán en una peregrinación de fe.

"Vamos aquí felices, contentos, acompañando a la población, a nuestro pueblo que tiene una fe inmensa y un amor por Santo Dominguito y por nuestro Dios", dijo Torres.

Señaló que la devoción a Santo Domingo ha crecido y ahora la peregrinación se realiza en orden, que es sinónimo de la vida en paz, tranquilidad, armonía y hermandad que las familias nicaragüenses le han pedido a Santo Domingo de Guzmán.

“Va nuestro pueblo acompañando a Santo Dominguito para llevarlo a la Sierrita, así que estamos contentos porque esta es una muestra de fe, amor, la muestra de esa fe inmensa en Dios y nuestra virgen María”, añadió la Alcaldesa.

El padre Juan José Colato, nuevo párroco de la Iglesia de Santo Domingo en Managua, destacó el desborde de folclore, cultura y tradición que los devotos manifietan en honor a Santo Domingo de Guzmán.

Además, dijo que los nicaragüenses piden a Santdo Domingo que fortalezcan la fe, la esperanza "el compromiso y el servicio para ser buenas personas, buenas familias y buenas comunidades, e ir construyendo una sociedad más justa y más humana".

“La gente ha venido a pagar sus promesas, la imagen del santo recorrió los barrios orientales para visitar enfermos, ancianos y sobre todo para fortalecer la piedad y la fe del pueblo”, explicó.

“Es primera vez que conduzco la iglesia de Santo Domingo y ha sido una experiencia muy rica, creo que es un desafío conocer más sobre esta tradición de casi 130 años para ir la purificando cada vez más y que esto se celebre en dos partes una que sea cultural folklórica y la otra religiosa donde fortalecemos nuestra fe y la confianza en el Dios de la Vida”, agregó el padre Colato.

El padre Henry Silva, de la Iglesia Cristo del Rosario, destacó que la subida de Santo Domingo de Guzmán se está desarrollando en orden.

"Siempre la policía ha tratado con respeto, con delicadeza al feligrés y eso es precioso., eso anima y se puede mejorar cada día", comentó.

También señaló que el encuentro entre las imágenes de Santo Domingo de Guzmán y Santo Domingo de Abajo "es una expresión que la devoción a Santo Domingo se ha extendido no solo en el centro sino también a las periferias".

"Todo ha transcurrido con mucha tranquilidad y eso hay que alabarlo", reiteró el párroco.

Devotos despiden a Minguito con más fe

Paula Jarquín Avendaño, ataviada con flores en su pelo, vistosos collares y un traje folklórico color rojo, contó que desde más de tres décadas paga promesas al santo.

“Tengo 40 años de pagar promesa a Santo Domingo de Guzmán que me ha hecho muchos favores, el mayor de ellos es que me curó a mi hijo de hepatitis cuando tenía cuatro meses, yo le hice la promesa que con tal que mi hijo se curara lo iba a ir a traer y a dejar todos los años con diferentes trajes típicos y le puede decir que me siento como el primer día llena de fe”, relató.

Otra fiel devota de la diminuta imagen es la joven Adriana Aguirre, quien desde hace 14 años le baila sin importar el cansancio.

“Le agradezco a Santo Domingo de Guzmán que logró salvar a mi madre de una pastilla de curar frijoles y ahora con mi pequeña hija de 9 años que tenía deficiencia de cólon y al pediré la Dios y a Santo Domingo de Guzmán están sanadas”, comentó.

“Mi promesa es seguir bailando al santo hasta que yo muera ¡Viva Santo Domingo de Guzmán!", expresó Aguirre.

Asimismo, Maritza Cruz, externó que la fe es más grande al pasar de los años. “Tengo veinte años de asistir los primeros y diez de agosto porque mi historia es larga, yo le doy gracias por los favores que me ha hecho, ha intercedido por mí y por eso soy fiel a él y espero como todos los años ir a la Sierrita representando al folklore nicaragüense”.

Yader Arancibia, es otro promesante vestido con pantalón blanco y camisa negra bordada con llamativos colores comentó.  “He recibido muchos favores de Santo Domingo por eso como fieles devotos venimos pagando nuestra promesa año con año, ya son 37 años que le bailo desde el Gancho de Camino hasta la Iglesia La Sierrita”, relato el promesante.

Comerciantes satisfechos con las ventas

Los vendedores de comida y cohetes manifestaron que durante los diez días de peregrinaje de Santo Domingo de Guzmán han tenido excelentes ventas que ha permitido obtener ganancias que mejoran la economía de su hogar.

“Gracias a Dios y a la población las ventas han estado muy buenas, en un día como hoy nos podemos vender como 7 gruesas, unas 90 docenas, por eso siempre venir a estas fiestas es una alegría en el corazón porque venimos a vender para buscar la comidita y con el amor al Santo”, dijo Antonio Sandoval Estrada, quien lleva nueve años vendiendo cohetes durante el recorrido del Santo patrono de los managuas.

Por su parte, la señora Carmena del Socorro Espinoza Vado, externó “me ha ido bien gracias a mi señor, he podido vender más de lo normal, año con año me va bien gracias a que le pido a mi Señor. Yo vendo vigorón, gaseosa y chancho con yuca a muy buen precio”.